Inicio

 

TULIPANES 2.0



11 de enero de 2021

Tiempo de lectura, 3 minutos

La semana pasada el bitcoin alcanzó un precio mayor a los 41,000 dólares estadounidenses, y me hice una pregunta muy simple: ¿compro una moneda de esas que te dicen que existen, pero que no puedes ver ni tocar, o mejor un terrenito?

Inmediatamente me vino a la mente la fiebre de los tulipanes del siglo XVII en Holanda, donde un solo bulbo de esa efímera flor, llegó a valer el precio de una mansión, o el sueldo de quince años de un artesano bien pagado. Aquella fue la primera gran burbuja financiera que vivió la humanidad, y muchos se quedaron con la flor, pero sin la casa. La fiebre de los Tulipanes habría iniciado en 1610 y terminado en 1637. El Bitcoin arrancó en 2012 y terminará algún día. No olvidemos la fiebre de acciones punto com, hace pocos años.

Hoy lunes 11 de enero, amanece la criptomoneda con valor de 31 y un mil y pico, es decir diez mil dólares menos en cuestión de un fin de semana, y no sé si mañana valga 50 mil o 20 mil, pero algo me queda claro, y es que no estoy interesado en subirme a esa montaña rusa para cambiar mis pesos por dólares, y cambiar mis dólares por bits, en una cadena de bloques dentro de la Internet, para que cuando quiera ir a comprar unas chelas al Oxxo, me digan que solo aceptan pesitos mexicanos. Y no se diga, si deseo intentar la compra de un terreno con unas criptomonedas.

Por lo mismo, la semana pasada tuve el morbo de buscar terrenos en algún portal inmobiliario con un precio promedio de 800 mil pesos ―un bitcoin―, y encontré más de 130 opciones muy bien ubicadas en el municipio de Querétaro, es decir la capital del estado, en desarrollos urbanizados, y perfectamente organizados.

Mi reflexión, por demás conservadora, fue que prefiero esa tierra donde se puede construir una modesta casa con el valor de uno o dos bitcoins extras, y no acabar el día de mañana con el bulbo de una flor cibernética en una mano, y la otra mano por detrás. El exceso de ambición es mala consejera.

Ahora bien, lo que voy a platicarle a continuación, le va a parecer una mini novela de aquellas que acostumbro a escribir, pero no… no lo es, porque resulta un hecho real, tangible y comprobable. A fines de 2017, asesoramos a un cliente en la compra de un terreno por el rumbo del aeropuerto, en un fraccionamiento de aquellos que ya ningún desarrollador haría actualmente en su sano juicio, con lotes de 900 m2 promedio, frente de 18 metros, plano, etcétera.

¿Y dónde está la mini novela del párrafo anterior? ¿Está sentado…?

El terreno está ubicado en la calle de Tulipanes, y los dueños que vendieron eran unos hermanos de apellido Flores… ¿Cómo diría Ripley?

En aquella época costó el equivalente a 37 bitcoins. Si usted compró esas 37 criptomonedas en 2017 y aún las conserva, debo hacerle una pregunta obligada: ¿piensa seguir especulando con sus Tulipanes, o de una vez se compra unos 30 terrenos como el que le platiqué? Seguramente ya es millonario plus, y me parece ilógico seguir conservando sus "bulbos”, aunque si no me equivoco, deberá vender sus bitcoins y esperar a que le den dólares, los cuales deberá cambiar por pesos, y a la vez depositarlos en una cuenta bancaria, donde Hacienda le pedirá su porcentaje de ganancias.

Debo confesar que más de una vez nos habló el cliente preguntando sobre la alternativa de vender el terreno, y correr a comprar uno o dos bitcoins ―si acaso no enloquecía más su precio―, pero en esta burbuja financiera de las criptomonedas, que algunos ya le llaman Tulipanes 2.0, creo que, dejando la ambición en el cajón, la decisión correcta que tomó fue la de conservar el terreno en la calle de Tulipanes, para eventualmente no quedarse simplemente en la calle.

Cuando él construya una casa en dicho terreno, supongo que se dará el lujo de hacer un pequeño jardín donde sembrará unos tulipanes de verdad, y… "La tierra se le quedará hasta en las uñas”.

® DERECHOS RESERVADOS

CLAUDIO MÁRQUEZ PASSY


¿Aún no tiene alguno de mis libros? 

Pulse la portada para realizar su pedido.





EN BREVE TOMOS 2,3 Y 4. ESTE PENDIENTE.

 



  

CLAUDIO MÁRQUEZ PASSY

VER CURRICULUM

Todos los derechos reservados.

https://soundcloud.com/user-3828468/condominio-mexico-aires-de-balcanizacion-1/s-AvH8q16wKwq