Inicio

 


EFEMÉRIDES Y REFLEXIÓN


SIN CONFIANZA, SIN HONOR Y SIN VERGÜENZA.

22 de junio de 2019

 

16 de junio de 1861. Muere Santos Degollado.

―Uno de los principales generales de Benito Juárez, muere a manos de los conservadores en el mismo lugar donde Hidalgo decidió retirarse voluntariamente, y perder la guerra que había iniciado: el monte de las cruces, hoy, estado de México.

16 de junio de 1920. Nace José López Portillo y Pacheco.

―Desde su humilde casa en una colina donde defendió el peso como perro, devaluó, impuso control de cambios, y nacionalizó la banca, fue el resultado de "administrar la abundancia”, frase que le dio tremenda popularidad mientras los vientos venían en popa. Impuso la moda de tener como pareja presidencial a una actriz, en este caso la espectacular Sasha Montenegro. ¿Dónde quedó la vergüenza? Hijo de José López Portillo y Wéber, cadete del Colegio Militar que el 9 de febrero de 1913, escoltó al presidente Madero del Castillo de Chapultepec a Palacio Nacional, al darse el cuartelazo de Bernardo Reyes. Miembro de número de la Academia Mexicana de la Historia. Nieto de José López Portillo y Rojas, escritor prolífico, diputado porfirista, gobernador de Jalisco en tiempos de Madero y brevemente, secretario de Relaciones Exteriores de Victoriano Huerta. Bisnieto de Jesús López Portillo, gobernador de Jalisco en dos ocasiones, y después al servicio de Maximiliano. Al triunfo de Carranza, su abuelo y su padre tuvieron que refugiarse en Jalisco, hasta que pudieron regresar a la capital sin riesgo de represalias. Gracias a esto último, pudo nacer "Jolopo”, aquel que lloró frente al congreso prometiendo ser un perro para defender al peso. Si que me da vergüenza escribirlo.

17 de junio de 1823. Se expide la convocatoria al nuevo congreso constituyente.

―El emperador Agustín I, ya había abdicado de su trono en marzo 19, y quien lo sucedió en el poder fue un híbrido llamado: "Presidencia del supremo poder ejecutivo”, compuesto por un triunvirato, de los cuales uno de estos tres miembros era el que mandaba. Para junio ya llevaban tres presidentes, pues cambiaban uno por mes, (muy práctico) y como que ya les resonaba lo que tanto les insistió el emperador que era crear una verdadera constitución, la cual, mientras Agustín I estuvo en el trono, los diputados le dieron largas. Hay que recordar que Agustín de Iturbide siempre pugnó por una monarquía constitucional moderada. No lo logró, porque su congreso nunca lo apoyó.

19 de junio de 1518. Juan de Grijalva desembarca en San Juan de Ulúa.

―Desde 1517, con Francisco Hernández de Córdoba, y en 1518, con Juan de Grijalva, ya se tenía información muy valiosa que habrían recopilado ambos exploradores, la cual sería usada meticulosamente por Cortés en su llegada a principios de 1519. El piloto que guió tanto al conquistador como a Grijalva, fue Antón de Alaminos. Pedro de Alvarado y habría viajado con Juan de Grijalva en su expedición, lo que explica la preferencia que Cortés tuvo en este capitán.

19 de junio de 1760. Nace Francisco Primo de Verdad y Ramos.

―Cuando Napoleón Bonaparte invade España, y coloca a su hermano José, Primo de Verdad como erudito en jurisprudencia y conocedor de las siete partidas de Alfonso el Sabio, asume que a falta de rey ejerciendo en su trono, la soberanía regresaría al pueblo, tema que le proponen a José Joaquín Vicente de Iturrigaray y Aróstegui de Gainza y Larrea, -a secas, virrey Iturrigaray- y le ofrecen el trono de la nueva España, antes que Napoleón lo intentara. Este virrey se dejó querer, y en el fondo significó la primera manifestación de Independencia. Sin embargo la Real Audiencia le pidió a Iturrigaray retractarse. Más tarde y curiosamente un 15 de septiembre de 1808, fue aprehendido con toda su familia. Primo de Verdad apareció muerto, y el personaje -español- detrás de todo este entramado fue Gabriel de Yermo. Primo de Verdad tiene hoy su estatua y plaza, frente al templo de Jesús el Nazareno y hospital de Jesús, en el lugar del encuentro de Cortés, Malintzin y Moctezuma. Yo mudaría la estatua de este indiscutible e interesante personaje a otra ubicación, y dejaría este lugar con un nuevo nombre: "Plaza del Nuevo Mundo”, que por derecho histórico le corresponde.

19 de junio de 1867. El emperador Maximiliano, Miguel Miramón y Tomás Mejía, son fusilados.

―En las efemérides de la semana pasada traté este pasaje con detalle. Sin embargo, hay algo que habla de la grandeza del espíritu de Maximiliano: le cedió su lugar en el centro del paredón a Miguel Miramón. Creo que mi opinión del Benemérito de "America” sería muy diferente, si una vez rendido Maximiliano, y con su espada entregada a Escobedo, Juárez le hubiera perdonado la vida. El fusilamiento fue ilegal, despiadado, vengativo, e inducido por el gobierno de Estados Unidos. Fue un asesinato presidencial. ¿Dónde quedó el honor?

21 de junio de 1876. Muere Antonio de Padua María Severino López de Santa Anna y Pérez de Lebrón.

―Este colorido, polémico, intrigante, fascinante, discutido, y por grandes mayorías, denostado personaje, muere el mismo año que toma el poder Porfirio Díaz. Mi conclusión es que Santa Anna tiene "dos temporadas”: antes de 1853, cuando se dedicó a defender sólo y como pudo el territorio nacional, y posterior a ese año, cuando ya era un verdadero dictador, habiendo perdido la brújula con medidas inverosímiles y escandalosas en su momento, cómo poner impuestos a ventanas, puertas, perros y no sé qué más. Cierto que México estaba en quiebra técnica y Santa Anna no estaría imprimiendo billetes como actualmente se acostumbra. La venta de La Mesilla, precisamente en 1853, la cual, si bien fue entregar voluntariamente territorio sin guerra de por medio, la realidad es que fue para evitar la venta forzada de otra mitad del país hasta el paralelo 25. Fue una negociación defensiva. Lo que me extraña es que ahora no nos escandalicemos de pagar sumisamente ISR al 35%, IVA al 16%, IEPS, ISAN, TENENCIA, PREDIAL, NÓMINA, IMSS, INFONAVIT, etcétera. Vivimos muy a gusto con impuestos, que por cierto, el general Santa Anna me confesó que no sabe cómo no se le hubieran ocurrido. Esto sucedió en la entrevista que le hice en mi primer libro. De hecho yo le di la idea de que usara su máquina del tiempo, para que hiciera un viaje de "estudio” al futuro.

21 de junio de 1997. Muere Fidel Velázquez Sánchez.

―Si bien ya relaté el resumen de su vida en una efeméride anterior cuando el nace en 1900, hoy me salta la inquietud de saber ―si aún viviera― lo que les estaría aconsejando a los priistas vendidos, y perdidos en el espacio, que quedan en el edificio de Buenavista. Recordemos que este singular personaje "puso” a 11 presidentes. No podían ocupar la silla presidencial sin su "bendición”.

Reflexión de hoy, 22 de junio de 2019:

"No me gusta meterme con los muertos”. Esto lo dijo el presidente de este país el martes 18. Y ahora resulta que él está de acuerdo en traer los restos de Porfirio Díaz, primero, si la familia lo solicita, y segundo, si traen los de Catarino Garza, quien fue un anti-porfirista que vivió toda su vida en Texas. Allá lo acusaban de ser antiamericano, y en México de ser antimexicano. Confieso que en toda mi vida, jamás había escuchado de este personaje que intentó ser masón, yanqui, y tristemente murió en la revolución colombiana en 1895, expatriado, sin ninguna patria verdadera. Esto habla de las preferencias del presidente. Vuelvo a preguntar: ¿dónde quedó el honor? ¿dónde quedó la vergüenza?

Vamos por partes:

El actual presidente es como Madero. Vaya que le gusta invocar a los espíritus de los muertos, y por ello tiene a sus espaldas, acompañándolo en todo momento, y a donde vaya, la imagen de gobierno con: Morelos, Hidalgo, Juárez, Madero y Cárdenas. ¿No qué no? Es el espiritista mayor.

Ahora bien, ¿para qué desea traer los huesos del tal Catarino? Pues para mofarse del personaje que dice odiar, pero que no deja de admirar y emular al igual que lo hacía Madero. Chequemos: Los super-delegados; tratar de controlar a los otros dos poderes; tener la última palabra de todo y con todos. Como sea, traigan o no los restos del general Díaz, ya se burló de quien admira, y no muchos se dieron cuenta. ¿Dónde quedó el honor?

Si este presidente hiciera todo lo que hizo don Porfirio, por mí, que se quede treinta años gobernando ― aunque no creo que llegue a los 95―. De verdad, no tengo inconveniente. Sin embargo, con lo visto en estos siete meses, siento que ya llevo 15 años. Para perder la confianza no se necesitan dos eventos, basta con el primero: El NAIM.

Por otro lado, estamos viendo la debacle, la desintegración, y la caída de la presidencia imperial, que fue controlada por el partido que le entregó con alfombra roja, la silla presidencial al actual mandatario.

Más de tres cuartas partes de los integrantes del movimiento regeneración nacional, ―mejor conocido como morena― se componen de los peores y más rancios priistas, que sumado al fenómeno de esta semana, con la salida de Narro, Pagés, y la declaración de Beltrones, nos permite percibir el hedor y tufo del sistema político mexicano. La putrefacción está al máximo. Entretanto, Peña está bailando, comiendo, bebiendo, y viajando con las modelos más cotizadas. ¿Dónde quedó la vergüenza?

Sin confianza, sin honor y sin vergüenza, parecen ser los principios regidores de una transformación que hoy sufre el país, y que sin duda, es de cuarta.



® DERECHOS RESERVADOS

CLAUDIO MÁRQUEZ PASSY


Si deseas conocer otras entrevistas con grandes personajes de nuestra historia, pongo a tu disposición mi primer libro "Entrevistas en el tiempo 1519 - 2019", o el segundo: "La Grulla Parda", que es un emocionante viaje durante la invasión de América... o debo decir: ¿conquista?





   

CLAUDIO MÁRQUEZ PASSY

VER CURRICULUM

 
  Todos los derechos reservados.