Inicio


EFEMÉRIDES Y REFLEXIÓN



LOS MIL Y UN MOCHES 

31 de agosto de 2019

―26 de agosto de 1812. Se publica un edicto para financiar el daño ocasionado por la insurgencia.

Desde el 16 agosto, Manuel Abad y Queipo, canónigo de Michoacán, habría "diseñado” un edicto que sirvió de base para que el virrey Francisco Xavier Venegas, decretara que a los particulares se les embargaría sus vajillas y joyas de oro y plata, para financiar los daños que los insurgentes habían ocasionado a la economía. A lo anterior se le sumaba ganado, rentas, y propiedades que eventualmente les serían devueltas de uno a tres años después de terminada la guerra. Los caballos les eran confiscados de inmediato, bajo el pretexto de que no cayeran en manos de los revoltosos.

―27 de agosto de 1935. Muere José Yves Limantour en París, Francia.

Personaje de blancos y negros, sin ningún gris. Lideraba el grupo de intelectuales conocidos como "Los Científicos” como Justo Sierra, Joaquín Casasús, Francisco Bulnes, Pablo y Miguel Macedo, Manuel Flores, Ramón Corral y Enrique Creel, con quien se enriqueció a la sombra del gobierno, especialmente en la fundación de Ferrocarriles Mexicanos. A partir de 1893, fue el secretario de hacienda del presidente Porfirio Díaz. Fue el artífice del crecimiento y fortaleza económica que tuvo México. Candidato a la presidencia en competencia con Bernardo Reyes, aunque nunca prosperó por ser hijo de padres franceses. Intervino en obras como varias modificaciones al Bosque de Chapultepec, el Hemiciclo a Juárez, el Palacio Postal, el Teatro Nacional, la Cámara de Diputados y el Palacio Legislativo (hoy Monumento a la Revolución). Destacó en la política basada en la inversión extranjera directa y la exportación de materias primas que adoptó Don Porfirio, obteniendo logros no conocidos hasta entonces en nuestro país, gracias a la "estabilidad política” impuesta por "la dictadura”. Como ejemplo están: la supresión de las alcabalas; el equilibrio presupuestal; el impulso a las obras de infraestructura material, tales como puertos, ferrocarriles, urbanización, etcétera; la reforma monetaria, rescatando de particulares las casas de moneda; la consolidación del sistema bancario y buen crédito internacional; nuevos impuestos a la producción; arreglo de la deuda pública; fomento a la inversión extranjera en minería, industria y comercio; y por primera vez: una balanza comercial favorable.

―28 de agosto de 1938. Se crea la Confederación Nacional Campesina.

Bajo la presidencia de Lázaro Cárdenas del Río, y después de lograr amalgamar muchas asociaciones campesinas de todo el país, se crea la C.N.C. Los principios que sostiene esta organización es que la tierra y sus frutos "pertenecen a quienes la trabajan”, extendiendo esta acción a peones, aparceros, pequeños agricultores y en general a todos los trabajadores del campo, hasta conseguir que queden ampliamente satisfechas todas sus necesidades. La CNC se convierte en "un órgano estatal que penetra a la sociedad campesina y un órgano de clase que penetra al aparato estatal, político e institucional.”

―30 de agosto de 1850. Nace Bernardo Reyes.

Quizás uno de los personajes más "porfiristas” del régimen. Indudablemente un patriota que le jugó limpio a don Porfirio, independientemente, que bajo su conocimiento, intentó competir para la vicepresidencia, junto con José Yves Limantour para la presidencia. Tanto Reyes, como Limantour eran las cabezas más populares para suceder al general, sin embargo, ni uno ni otro pudo con el "colmillo” de don Porfirio. Reyes fue gobernador de Nuevo León logrando localmente la versión regia de la paz y progreso que se palpaba en todo el país. Luís Cabrera, José López Portillo, Francisco Vázquez Gómez, Jesús Urueta, y Venustiano Carranza, fueron entusiastas miembros del reyismo. Juan Sánchez Azcona dirigió el periódico reyista "México Nuevo”. En 1911 intentó postularse en contra de Madero; debido a su fracaso, se refugió en Texas, donde planeó una rebelión el 16 de noviembre de 1911 conocido como "el Plan de la Soledad”, el cual fracasó. Se rindió en Linares el 25 de diciembre del mismo año, fue aprehendido y encarcelado en la prisión militar de Santiago Tlatelolco de la Ciudad de México. Ahí hizo contactó con Félix Díaz, preso también por el delito de rebelión, con quien se dio a la tarea de fraguar una nueva revuelta. Liberados el 9 de febrero de 1913 se dirigieron a Palacio Nacional, en donde pensaban tomar preso al presidente Madero y a sus colaboradores. Sin embargo, habiendo perdido por sus vacilaciones el factor sorpresa, Reyes sucumbió en el asalto bajó el fuego de ametralladora de las tropas leales del general Lauro Villar, a las puertas de Palacio.

―30 de agosto de 1915. Muere Pascual Orozco robando caballos en Estados Unidos.

El 10 de mayo de 1911, en unión del coronel Francisco Villa toma Ciudad Juárez. En marzo de 1912 desconoce a Madero y ayuda a los hacendados chihuahuenses. Muerto Madero, Victoriano Huerta lo vence en 1913 y Orozco termina reconociendo su autoridad. En 1914, en Aguascalientes, se entera de la renuncia de Huerta el 15 de julio y lanza el Plan de Reconstrucción Nacional que desconoce al presidente interino Francisco Carvajal, quien lo da de baja del Ejército Federal. El 28 de julio siguiente, Orozco toma y saquea la ciudad de León y es derrotado en La Gruñidora, Zacatecas, por el general Margarito Salinas. Con treinta hombres, Orozco se refugia en Texas. Vive en la ciudad de El Paso, y entrando en contacto con Huerta en 1915, planean sublevarse, pero son aprehendidos y encarcelados en Fort Bliss. Orozco sale libre bajo fianza, escapa de la vigilancia norteamericana y al tratar de robar unos caballos, es asesinado por unos rangers en el rancho Los Lobos, condado de Big Ben, el 30 de agosto, junto con Jesús Terrazas, José Salgado, Crisóforo Caballero y Andrés Sandoval. Su cuerpo, junto con los de otros compañeros de aventuras, es expuesto a la curiosidad pública, con un letrero que dice: "Bandido Mexicano”

Reflexión de hoy, 31 de agosto de 2019:

En el primer semestre de 1810, México todavía era una potencia mundial. Las telarañas mentales de los insurgentes, quienes en su mayoría eran clase media, criollos, e intelectuales, son los que producen la sublevación de las grandes masas, las cuales no tienen nada que perder. Una combinación de abuso de los virreyes, sumada a la "ilustración mexicana” donde intelectuales como Hidalgo, doña Josefa, calculan que ya no es tolerable la dependencia de España, hacen detonar la guerra, la cual dos años después estarían pagando los platos rotos todos aquellos que no habían movido un dedo. Los insurgentes viviendo del botín de la guerra, y el virrey Venegas financiándose con el inmisericorde saqueo a la sociedad, avalado por la iglesia romana que no podía darse el lujo de perder tanto dinero.

Cien años después, durante la revolución maderista ―donde nadie seguía los ideales de Madero―, surgieron colección de personajes peores que los idealistas insurgentes, como dos célebres bandidos: Villa y Orozco. Éste último cambiaba de bando según la dirección del viento político, iniciando con Villa, después desconociendo a Madero, peleando a favor de los hacendados, después contra Huerta, y al final uniéndose a él. ¿Ideales revolucionarios? ¡para nada! Cada personaje peleaba su propia revolución en un río revuelto y pescando sus ganancias.

Excluyendo a Zapata, a quien considero el personaje más congruente de la revolución superando por mucho al mismo Madero, los bandidos mexicanos eran antes Villa, Orozco, etcétera, y ahora son aquellos que pelean cobarde y cómodamente una revolución o transformación de cuarta, desde la trinchera del fuero legislativo sujetos como: René Bejarano retacando un portafolio y las bolsas de su saco con billetes; Dolores Padierna liderando invasiones en la capital de la república; Napito sin explicar el fraude de 55 millones de dólares y hoy impune como senador; el ex senador Barttlet dirigiendo actualmente la CFE y con una colección incalculable de inmuebles en Tabasco, Puebla y la Ciudad de México; Néstora Salgado de con un historial de escalofrío; el diputado Ricardo Monreal, de quien hay registros que su familia está ligada al crimen organizado; Félix Salgado Macedonio que sueña con desaparecer a la Suprema Corte, para manejar "por la libre”, y otro día le sigo a la lista. Todos estos "revolucionarios de cuarta”, no tanto de "la cuarta”, hoy son flamantes diputados y senadores. ¿Cómo pudimos? o… ¿cómo nos descuidamos para llegar a este infausto y vergonzoso nivel político?

Querido lector: Esta cueva ―el dizque poder legislativo― con más de 40 ladrones mexicanos que se han apoderado del tesoro mexicano, son los generadores del actual caos que vivimos, y quienes han diseñado leyes a una velocidad inusitada, en tiempos espectacularmente cortos, para robar con absoluta impunidad.

Lo anterior me evoca la célebre colección persa de cuentos: "las mil y una noches”, donde Alí Babá era un humilde comerciante de leña que por casualidad descubrió la cueva del tesoro, la cual era propiedad de unos ladrones que ahí escondían lo robado. Oculto en las ramas de un árbol pudo enterarse que se abría y cerraba diciendo las palabras mágicas "ábrete sésamo y ciérrate sésamo”. Morgiana, una esclava, fue la clave de este cuento quien pudo deshacerse de 39 ladrones, y aniquilar al jefe de ellos en un baile donde estaba Alí Babá a punto de ser asesinado por aquel.

Como sea, actualmente decir "ábrete sésamo” es levantar el dedito a la hora de votar la ley, y "ciérrate sésamo” es publicarla en el diario oficial, en la no tan nueva versión del cuento mexicano: "Así la baba de los cuarenta legisladores”, de la colección: "Los mil y un moches”.

Por todo lo anterior, me pregunto: ¿Quién es Alí Baba? ¿quién es el jefe? ¿acaso sabe quiénes entran y salen de la cueva? ¿cuánto tiempo durarán los cuarenta ladrones? ¿dónde está Morgiana?


 

® DERECHOS RESERVADOS

CLAUDIO MÁRQUEZ PASSY


Si deseas conocer otras entrevistas con grandes personajes de nuestra historia, pongo a tu disposición mi primer libro "Entrevistas en el tiempo 1519 - 2019", o el segundo: "La Grulla Parda", que es un emocionante viaje durante la invasión de América... o debo decir: ¿conquista?




 

CLAUDIO MÁRQUEZ PASSY

VER CURRICULUM

Todos los derechos reservados.