Inicio

 

LA REFORMA URBANA ¿Emergencia de Seguridad Nacional?


Miércoles 10 de Diciembre de 2014


No creo que sea adecuado usar el término: "Emergencia de Seguridad Nacional" para justificar el diseño y en su caso la votación de la nueva Reforma Urbana, como al parecer ya se está presentando para su revisión final.

Si bien la idea es plausible, es importante tener en cuenta varios aspectos para que esta iniciativa salga lo mejor posible, sin necesidad de "parches" futuros y con visión de largo plazo.

Un primer tema que me parece prioritario es evitar la justificación de centralizar, concentrar, densificar y verticalizar so pretexto de la tan sobada "movilidad" de la gente y pensar que con ello la gente dejará de usar autobuses, automóviles, o cualquier transporte que lo lleve de la casa que "Si" pudo comprar, a su trabajo, en lugar de intentar acercarlo a su fuente de trabajo e intentar hacerlo que compre, se endeude, en un depto que no puede comprar, falle en lo pagos, y bancos e Infonavit y Fovissste a la larga se haga de una colección de inmuebles que tenga que sacar a remate.

Si los salarios fueran caminando a la par de estas ideas y políticas de vivienda, otra cosa sería, pero mientras tanto hay que observar lo que yo ya considero una burbuja inmobiliaria en el D.F. A ver cuanto aguanta.

Nuestra realidad es que las casas abandonadas están de por sí en zonas suburbanas, por lo que solo imagino el escenario en una política no meditada a fondo, forzando a mercados de bajos recursos, a comprar dentro de ciudades como el D.F. Guadalajara o Monterrey.

Otro tema son los asentamientos irregulares calculados en un inverosímil número de 200,000 en todo el país, y que simplemente soporta más la idea que las ciudades no pueden ser construidas "por decreto", cuando la historia nos demuestra que son procesos lentos, paulatinos y sujetos a las más estrictas leyes de mercado, es decir oferta y demanda. Hay proyectos recientes en China que se construyeron por decreto y están en abandono dramático. ¡Cuidado! Habrá que echar a remojar las barbas...

En el asunto de la movilidad estoy de acuerdo absolutamente, y siempre he afirmado que el automóvil es el gran enemigo de las ciudades, y eso que yo soy automovilista de toda la vida... y sin embargo para lograr ciudades de calidad, sostenibles (no se dice sustentables), y rentables, hay que conocer las fórmulas que las mismas autoridades de desarrollo urbano tienen en sus entidades, y me refiero al C.U.S. y a la densidad por hectárea.

No se puede por decreto densificar y verticalizar el diseño de las ciudades "forzando" los planes urbanos de desarrollo, sin revisar este tema con profunda responsabilidad, y para no repetirme le invito querid@ lector@ a checar un artículo anterior llamado: "C.U.S. EL TERMÓMETRO DE CALIDAD DE VIDA DE UNA CIUDAD".

Cuando una ciudad tiende a rebasar estos factores, se genera hacinamiento que es otro tema que ya he tratado en "EL ESPACIO VITAL URBANO", pero si la movilidad y los tiempos de traslado, son el quid del asunto, la solución es simple:

1) Rescatar los 24,000 Km de vías férreas a lo largo y ancho del país que nos dejó Porfirio Díaz para trasportar pasajeros, y no solo trenes de carga como hoy vemos. Con ello podemos acercar ciudades que ya existen, y que a la mejor se "veían muy lejos" de las ciudades donde abundan las fuentes de trabajo, es decir podemos. Este tema es muy polémico pues a más de uno le dará frío pensando que hacer trenes de pasajeros dará al traste con su inversión inmobiliaria hecha en el D.F., Guadalajara, Monterrey, etc. A mí me parece un error tener un pensamiento de esta naturaleza, pues el mercado es muy sabio y acomodará a todos los actores en una y otra ciudad, digamos en la ciudad madre y en la ciudad hija, reduciendo simplemente los asentamientos humanos que son el verdadero enemigo a vencer.

2) Organizar el transporte metropolitano, pues no es un tema de más líneas de metrobuses o camiones sino de organizarlos correctamente con horarios como en países que conocen del asunto.

3) Respetar reglamentos de tránsito. ¡Esto si que ya resulta una fantasía...!

4) La contaminación en las ciudades no la producen solamente los vehículos automotores, sino los calentadores de gas L.P. los edificios, las heces de animales particulares y callejeros, por lo que la sugerencia es no politizar al auto, y conste que ya dije que soy automovilista que no usa trasporte público, por muchas razones justificadas e injustificadas.

En la exposición de motivos de la iniciativa de Reforma Urbana se plantea que las enfermedades cardiovasculares son producto de la falta de actividad física y uso excesivo de vehículos automotores, tema que me parece desviado de la realidad, pues el enemigo número uno del estrés que puede producir infartos y fallas similares, son derivación del "hacinamiento" que produce violencia y criminalidad. Simplemente veamos el estado de alerta con el que sale de su casa un habitante del D.F. y uno de Querétaro.

Autorizar una marcha, permitir un plantón, no atender las causas reales de las inundaciones (favor de no decir encharcamientos, gracias), semáforos desincronizados, vueltas en exceso prohibidas, mordelones escondidos parando autos que no vieron el señalamiento oculto en unas ramas de árboles, taxis parándose en una fracción de segundo donde le levantan la mano, microbuses en segundas filas, baches, etc. etc. etc. son temas que no se mencionaron en el planteamiento de la reforma urbana. ¿Qué acaso no existen?

Y la verdad me resulta imposible continuar en este par de cuartillas describiendo los pequeños grandes detalles de las ciudades existentes, cuando el gobernador en turno pareciera que ni enterado está.

Señores legisladores, Señor Secretario de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano, Sr. Director de Infonavit, y agregados culturales al tema, los invito a dedicarme unos minutos de lectura aunque vayan a votar lo que vayan a votar, y ojalá que no me dejen la ventaja de poder decir en un futuro, que lo dije en tiempo y forma.

En mi punto de vista "de este lado" como habitante de a pie y en coche, la posible emergencia de seguridad nacional, es pensar primero en el habitante y después en la Ciudad. ¿O no?


CLAUDIO MÁRQUEZ PASSY