Inicio


EFEMÉRIDES Y REFLEXIÓN



INVASIÓN O DEMOCRACIA

21 de diciembre de 2019


―15 de diciembre de 1883. Se expide la Ley de Colonización y Compañías Deslindadoras.

El presidente Manuel González, compadre de don Porfirio Díaz, lo habría sucedido por previo acuerdo en la presidencia. La pérdida de más de la mitad del territorio apenas tendría 35 años, y sus causas no estaban resueltas. Enormes extensiones del territorio nacional estaban desocupadas, subutilizadas, y sin titulación, asunto que podría detonar nuevas intentonas expansionistas de Estados Unidos, por lo que, apoyándose en la primera ley de colonización de Sebastián Lerdo de Tejada del 31 de mayo de 1875, y en la Ley de Desamortización de Bienes de Manos Muertas del 25 de junio de 1856 bajo la presidencia de Comonfort, es que volvió a cobrar más fuerza que nunca. Entre muchos temas que contenía esta ley, la que más relevancia tuvo fue que se contrataron a compañías deslindadoras (topógrafos) para regularizar la titulación de propiedades que no tuvieran antecedentes registrales, estuvieran ocupadas o no. El gobierno no podría financiar una aventura de esta magnitud, pero no podía dejar de realizarla, por lo que el trato fue que se les pagaría a estas compañías, con la tercera parte de la superficie deslindada y regularizada, y que cada propiedad no excediera de 2,500 hectáreas. Ciertamente el abuso, la concentración de tierra en pocas manos generó un nuevo problema que fue que casi 15 millones de hectáreas quedaron en manos de 30 propietarios (8% del territorio nacional). Este tema es mucho más complejo, pero baste decir, que si bien no fue la causa principal de la revolución, si ayudó a darle argumentos muy válidos a Villa y Zapata (Tierra y Libertad) para que ambos desearan reivindicar los despojos materiales que se dieron durante los años de los deslindes.

―19 de diciembre de 1994. Se gesta "el error de diciembre”.

El 1° de enero de 1994 entraba en vigor el T.L.C. y también la amenaza del ejército zapatista, que fue controlado en un tiempo relativamente corto por Salinas. No obstante, el 23 de marzo y el 28 de septiembre con los asesinatos de Colosio y Ruiz Massieu respectivamente, la situación económica que estaba razonablemente controlada se comenzaba a debilitar. Todo el escenario descrito, fue vulnerado en forma abrupta e irresponsable el 19 de diciembre por Jaime Serra Puche, quien ya siendo secretario de Hacienda del presidente Ernesto Zedillo, "filtró” la necesidad de una devaluación que se tradujo en una fuga masiva de capitales, impactando en una devaluación que del día 19 al 20, pasó de 3.5 a 4 pesos por dólar, y entregándole una paridad a Fox de 9.50. El resto de los eventos que se sucedieron fueron la creación del IPAB, el préstamo de 50 MMD de la administración Clinton, una recesión galopante, y la entrada del PAN al frente de Vicente Fox en el año 2000, quien inició un blindaje muy interesante a la economía, que sumada a la de Calderón, parcialmente descuidada por Peña y deliberadamente dañada por el ejecutivo actual, es la que todavía nos mantiene de pie.

―20 de diciembre de 1916. Se aprueba el artículo Tercero Constitucional.

Varios constituyentes en Querétaro como Palavicini, Cravioto, Macías, Recio y Monzón se opusieron a José Francisco Múgica, quienes señalaron que el artículo pertenecía al capítulo de las garantías individuales, y que si el Estado dirigía la educación, estaría en contradicción con un derecho planteado como natural en el individuo. De todos modos, así quedó a la letra, ni una palabra más, ni una menos: "Art. 3º La enseñanza es libre; pero será laica la que se dé en los establecimientos oficiales de educación, lo mismo que la enseñanza primaria, elemental y superior que se imparta en los establecimientos particulares. Ninguna corporación religiosa, ni ministro de algún culto, podrán establecer o dirigir escuelas de instrucción primaria. Las escuelas primarias particulares sólo podrán establecerse sujetándose a la vigilancia oficial. En los establecimientos oficiales se impartirá gratuitamente la enseñanza primaria”. Hoy no está en manos ni del estado, ni de los particulares, sino de las mafias sindicales.

―21 de diciembre de 1809. Se descubre la conspiración independentista.

En Valladolid, Michoacán, la conspiración es descubierta y era encabezada por José Mariano Michelena, José María García Obeso, Mariano Ruiz de Chávez, José María Izazaga, Vicente Santa María, Mariano Quevedo, Mariano Muñiz, Ruperto Mier, José Nicolás Michelena, Luís Correa y otros. El proyecto de independencia consistía en que si España caía ante la invasión napoleónica, Nueva España se mantendría fiel a Fernando VII y que si los conspiradores eran perseguidos, dicho plan sería aplazado. Ese día, las indiscreciones de Santa María y la denuncia del sacerdote Francisco de la Concha, ocasionaron que los casi cuarenta conspiradores fueran detenidos y enviados a la capital para su proceso. Antes pudieron quemar el plan, ser exonerados y puestos en libertad. La mayoría de ellos participarían en el movimiento de 1810. Esto hace que la verdadera cuna de la independencia fuera la hoy Ciudad de Morelia.

―21 de diciembre de 1826. Primer intento de independencia de Tejas.

A pesar de ser un agresivo especulador de tierras, Haden Edwards, el gobierno mexicano le había otorgado un contrato de colonización desde el 14 de abril de 1825, que le permitía establecer a 800 familias al este de CoahuilTexas, y donde se comprometía a reconocer los títulos de propiedad españoles y mexicanos preexistentes, y a que todos los títulos de propiedad que otorgara serían certificados por el comisionado de tierras del estado de CoahuilTexas. Además, se le permitía reclutar una milicia para la protección de los habitantes de la nueva colonia.

Su concesión llegaba hasta Nacogdoches, al centro y al este entre lo que hoy es Dallas y Houston, y se encontró un problema de superposición de linderos. El aprovechó esto para exigir títulos a los posesionarios legítimos, quienes no contaban con ellos. El alcalde del municipio comenzó a validar las tierras de acuerdo con la leyes vigentes, pero Edwards denunció que se falsificaban los títulos, y se autonombró jefe de la milicia de su colonia, sin tener autoridad alguna, y convocó a elecciones municipales, perdiéndola en el primer intento.

Ante los crecientes conflictos, el gobierno mexicano revocó el contrato de colonización de Edwards en octubre siguiente y ordenó la salida del país de los Edwards, quienes ignoraron ambas situaciones, y reuniéndose en Nacogdoches a finales de octubre para continuar su complot. Haden Edwards fue encarcelado por violar la orden de expulsión, aunque fue liberado condicionalmente de inmediato. El 16 de diciembre siguiente, se apoderaron del edificio Old Stone Fort de Nacogdoches, y el 21 proclamaron la nueva República de Freedonia, suponiendo que contaban con el apoyo de la tribu Cheroqui. Edwards solicitó en Luisiana ayuda de militares norteamericanos e invitando a Austin y a sus colonos a unirse a la revuelta sin éxito. Las autoridades mexicanas neutralizaron a la tribu cheroqui con nuevas promesas, y con la ayuda de Austin y grupos de colonos, el ejército sofocó la revuelta el 31 de enero de 1827 tras algunas escaramuzas, recuperando Nacogdoches. Ante la falta de apoyo de colonos e indígenas, los rebeldes huyeron hacia Estados Unidos, y los cheroqui demostraron su lealtad a México mediante la ejecución de dos de sus miembros que siguieron a los hermanos Edwards. Con la sospecha de que Edwards era un agente encubierto norteamericano, pues fue candidato a gobernador de Misisipi en 1849, falleciendo durante su campaña electoral, el gobierno de Guadalupe Victoria envió al general Manuel Mier y Terán a inspeccionar Texas. Con base en el informe resultante de esa inspección, se promulgaron las leyes del 6 de abril de 1830, que restringieron la inmigración a Texas intentando mantener el dominio mexicano; leyes que sin solucionar los problemas existentes, provocaron nuevos conflictos en esa región.

Tejas declararía su independencia definitiva diez años después, el 2 de marzo de 1836, y se perdería definitivamente junto con la alta California, Arizona, Nuevo México y otros territorios, el 2 de febrero de 1848 con la firma del Tratado Guadalupe Hidalgo.

Reflexión de hoy, 21 de diciembre de 2019:

Esencial al ser humano es invadir.

Cuando las compañías deslindadoras se dispusieron a realizar la encomienda del presidente González, sabían perfectamente que el que parte y reparte, se quedaba con la mejor parte; lo estaban haciendo al amparo de la ley. Seguramente estaban conscientes de que iban a cometer abusos mientras la contraparte se dejara, y así sucedió con aquellos particulares o indígenas que evidentemente no pudieron exhibir un título de propiedad al momento que llegara el topógrafo. La presunción de posesión no perfeccionaba la propiedad. Ciertamente a estos ingenieros se les dio facultad de jueces, y ellos la ejercieron mientras pudieron. Al menos, en el reparto, se garantizó que hubiera nuevos dueños que defendieran, si fuera necesario con su vida, una posible nueva invasión extranjera. Las compañías deslindadoras fueron disueltas por el presidente Díaz, en el decreto del 18 de diciembre de 1909.

Este procedimiento sigue existiendo en la actualidad. Cuando en México se crean programas de "regularización de tierras”, y que les llama de "inmatriculación administrativa”, es un procedimiento de relativa sencillez, muy parecido al de las compañías deslindadoras, donde una autoridad administrativa otorga escrituras haciendo creer al titular que es el propietario. La sorpresa es que cuando llega al banco y pide una hipoteca, éste le dice que no se la da, pues no es propietario sino posesionario. Estos documentos siempre llevan una cláusula que dice: "Esta escritura deja a salvo derechos de terceros”, lo que significa que le espera un procedimiento judicial, hasta que un juez le otorgue de manera definitiva la propiedad, cuando se compruebe que no hay dueños anteriores que puedan reclamar. Esta escritura sirve como antecedente válido de posesión para que el juez, en su caso, dicte sentencia favorable.

Todos los gobiernos, en todos los tiempos, tienen como responsabilidad arbitrar la tenencia de la tierra, y evitar el conflicto entre particulares, o entre países vecinos, que siempre estarán dispuestos a invadir, cuando la parte fuerte vea la "puerta abierta” de la parte débil.

Cuando La Nueva España vio la debilidad de España frente a Napoleón, no perdió la oportunidad para tocar la campana en Dolores. Cuando Haden Edwards en 1826, o Lorenzo de Zavala en 1836 vieron la oportunidad de invadir el territorio mexicano de Tejas, no dudaron en hacerlo. Qué decir de Polk en 1846. ¡Cuidado con los años que terminan en seis, pues hay que estar en guardia!

Actualmente es más eficaz, invadir a través de tratados comerciales, y el TMEC es botón de muestra. Ya veremos cómo defendernos.

También se puede invadir desde el poder legislativo y el judicial, con una ley como la de extinción de dominio, y la inacción de jueces que dejan su responsabilidad en manos del ministerio público o de la UIF.

Pactar con el crimen organizado, y dejar que se apoderen de ciudades o estados completos, es la forma de balcanizar y desintegrar silenciosamente una nación, logrando con ello invadirla y apoderarse de todo o una gran parte de ella.

Perpetuarse en el poder, o dar un golpe de estado para arrebatar la silla, que al final del día es lo mismo, es la forma más cobarde y traicionera de invadir el propio país que lo vio nacer.

Y para tratar de eliminar el ADN invasivo que nos heredó el simio australopiteco, quizás podríamos aplicar lo que decía Winston Churchill: La democracia es el peor sistema de gobierno diseñado por el hombre, con excepción de todos los demás.

Claro está, que esto sucederá en una democracia donde el legislativo y el judicial "declaren su independencia” del ejecutivo invasor.

® DERECHOS RESERVADOS

CLAUDIO MÁRQUEZ PASSY





 

CLAUDIO MÁRQUEZ PASSY

VER CURRICULUM

Todos los derechos reservados.