Inicio

EL ESPACIO VITAL URBANO

MAYO 26 DE 2013

Cualquier ciudad en el mundo es el escenario de la verdadera evolución del ser humano, no queriendo decir que evolución signifique precisamente mejoría. De hecho es interesante lo que la R.A.E considera sobre esta palabra:

Desarrollo de las cosas o de los organismos, por medio del cual pasan gradualmente de un estado a otro. / Mudanza de conducta, de propósito o de actitud. / Cambio de forma.

Y en efecto vemos que las personas habitantes de una ciudad promedio tienen conductas, morfología, y una ética diferente a cualquier persona que no vive en una ciudad o reside al menos en alguna que no llegue a la exacta definición de ciudad, la cual se define en el diccionario como: "Conjunto de edificios y calles, regidos por un ayuntamiento, cuya población densa y numerosa se dedica por lo común a actividades no agrícolas".

Y para entrar de lleno a explicar mi teoría sobre el espacio vital urbano, definiré los dos tipos de seres humanos, (no sé si exista un tercer tipo), que son los que viven en ciudad y lo que viven en el campo, a los cuales les llamaré en adelante: SHA (Ser humano agrícola) y SHU (Ser humano urbano.

El SHA, siempre fue y sigue siendo un individuo casi auto-sustentable, usando este término hoy de moda, y sobre-entendiendo que es capaz de obtener su agua, alimentos, techo, y demás básicos, con un mínimo nivel de intercambio comercial. Es gente que requiere poco dinero, poca cultura, pero que en general tiene mucha sabiduría, producto de su forma de vida, contemplación y observación de la naturaleza.

Este SHA defiende naturalmente desde miles de años dos elementos, el cual, uno de ellos es el que he definido como "Tierra vital" el cual podemos entenderlo como su casa, la cual bajo la forma de parcela, rancho, y quizás hasta finca, es aquel que ha señalado con un límite visual y material llamado barda o cerca, y es capaz de impedir una intrusión ajena, quizás hasta con su propia vida, y el otro elemento que lo llamo "Círculo vital", el cual en realidad es un compuesto de varios círculos que van desde su comunidad, su estado, y hasta su país. Este último lo defenderá relativamente, pero lo hará si ve peligrar su supervivencia elemental. Su primer círculo es decir su comunidad es aquel compuesto de muchos como él, que comparten temas elementales como el agua, escuela, tienda de básicos, etc.

Por su lado el SHU es un descendiente del SHA que en muchas ocasiones no sabe siquiera quienes fueron y como vivieron sus ancestros, y se ha adaptado a una "Tierra vital" infinitamente más pequeña, compleja, y costosa en términos comerciales, y francamente ya no distingue conscientemente, ni conoce siquiera la existencia de algún "Círculo vital".

El SHU ha aceptado inconscientemente ver disminuida su "Tierra vital" y no saber que tiene un "Círculo vital" pues no hay quien se lo haga saber... ¿Hasta hoy en este escrito?

Y para ahondar en este concepto, en algunos estudios se ha determinado que los roedores disminuyen su población si se ven afectados en su "Tierra vital" pues reproducirse en espacios reducidos afectan y generan conductas anormales, producto de las condiciones de hacinamiento o confinamiento a las que fueron sometidos.

Es por lo anterior que el SHU además de estar por definición en una "Tierra vital" reducida, su inconsciente percibe que su "Circulo vital" está constantemente amenazado por muchos y diversos agentes externos, como temblores, inundaciones, erupciones, contaminación atmosférica, los cuales son de origen natural, y otros que son producidos constantemente por las conductas anormales del mismo SHU, como son las manifestaciones, asaltos, secuestros, riñas, inmovilidad en el tráfico, aglomeraciones, basura, ruido, etc. todo esto producto del estrés social que existe donde hay hacinamiento y confinamiento.

Toda ciudad es una ocupación de lo que alguna vez fuera tierra agrícola, y visto y medido con el reloj de la evolución de la humanidad, esto ha ocurrido en lapsos muy cortos, casi imperceptibles, pero indiscutiblemente ha alterado la viabilidad del planeta al contaminarla, pues el edificio, el auto, y la industria, y en ese orden específico, son los focos de infección más graves para el SHU, pues el que siga auto-clasificado como SHA, tiene más oportunidad de supervivencia y salud mental.

Todo SHU está sujeto a padecer del estrés colectivo, el cual no es optativo a no sufrirlo, más que saliendo de dicho entorno o cambiando a otra ciudad que sea menor en escala de gravedad, y que será producto de su horizontalidad, amplitud de vialidades, extensión de áreas verdes, y movilidad de la gente dentro de ella.

Y de lo inmediato anterior paso a tratar el asunto de la horizontalidad, lo que me parece el tema crucial que podrá aliviar la degeneración de las grandes ciudades, en estado de lenta pero segura autodestrucción, como el caso de la Ciudad de México, a la cual la pasaré a otra categoría llamada "Megalópolis" acepción que la R.A.E. sintetiza como "Ciudad gigantesca".

A toda ciudad normal, le llega un ambicioso y tentador momento de verticalizarse, es decir de permitir la construcción de edificios altos, y/o de edificios densos, asunto que a la hoy Megalópolis de México (D.F.) le sucedió en 1948 al comenzar a edificar el rascacielos más alto de Latinoamérica, con 44 pisos, donde fuera la casa de los animales de Moctezuma, y que hoy conocemos como Torre Latinoamericana, la cual como dato curioso, cada piso pesa 547 toneladas equivalentes a 34 casas de interés social de 50 m2. Con el peso de ese material, virtualmente metieron ahí una colonia de 1504 casas en un terreno de apenas 1300 m2, lo cual dejaría a cada casa en menos de un metro cuadrado. O visto de otro modo en sus 28,000 m2 totales de construcción cabrían 560 casas de interés social de los mismos 50 m2, lo que nos arroja una densidad de UNA CASA CADA 2.32 M2. en el perímetro de lo que Humboldt describió perfectamente como la Ciudad de los Palacios.

Haber prostituido este terreno en este perímetro, y haber verticalizado la ciudad de este modo fue el principio del fin que inició en 1948, cuando en esa época dio la autorización de construcción quien menos imaginara... La secretaría de Hacienda, además sin un solo cajón de estacionamiento... ¿Qué no ya se habían inventado los coches en 1948?

Habré de llamar de este momento en adelante la verticalización prostituyente a todo fenómeno de tirar una casa en un pequeño terreno, para realizar una torre de babel y presumir un poderío irracional y decadente.

Nada hubiera pasado de llevarse ese proyecto a la periferia de la ciudad en esa época, como los lomeríos de Las Águilas, donde en un terreno de 10,000 o 20,000 m2 se hubiera edificado racionalmente el mismo proyecto, sin afectar la silueta y densidad del hoy conocido como "Centro histórico".

El antecedente que deja la Torre Latinoamericana, sirve de base para levantar edificios donde había casas, en lugar de proyectar edificios en terrenos vírgenes donde nunca hubo nada y permitiera mantener una razonable calidad de vida a sus habitantes. Los fraccionadores que hoy llamamos desarrolladores, al menos eran empresarios ciertamente visionarios diseñando las nuevas colonias de la ciudad, como la Roma, la Narvarte y la Campestre del Valle que hoy simplemente se llama Del Valle, pues lo campestre quizás ya no hay muchas personas vivas que la recuerden tal como nació. Los trazos, los anchos de sus calles que en aquella época eran de doble sentido, con camellones y palmeras, de las cuales quedan pocos ejemplos como Vertiz y Cumbres de Maltrata, pero al menos nos permiten imaginar como se vivía en esos años.

Si todavía vive alguno de estos fraccionadores, seguramente debe de estar sobre-viviendo en estado de permanente pasmo, (Rigidez y tensión convulsiva de los músculos...R.A.E.) al ver en lo que acabó su idea, proyecto y obra...!!!

No me gustaría estar en su lugar.

Pero para concluir esta primera parte de varias, sobre el tema del "Espacio vital urbano", quiero dejar un razonamiento claro, y es que el SHU considera que vivir de este modo aumenta su confort y le facilita la vida, cuando por su mala planeación y exageración, ha caído en una vorágine incontrolable de construirse todo lo construible que su imaginación le dicte, bajo la idea de una mejor calidad de vida, obteniendo a todas luces lo contrario.

Una primera idea de varias que definiré en subsecuentes escritos, es lo que debe ser una ciudad en mi muy particular, modesto, quizás polémico, pero no negociable concepto.

Ciudad es aquella que es razonablemente administrable, en la función que el estado debe tener bajo los preceptos básicos que el contrato social de Rosseau establecía, en los derechos y obligaciones del gobernante y los ciudadanos, donde la meta es establecer la paz entre los hombres.

La ciudad no debe tener más allá de un millón de habitantes. Si lo excede entonces deberá dividirse y administrarse con toda independencia y eficiencia como un nuevo municipio, provincia o estado.

Una ciudad nunca debe tender a ser una megalópolis, pues ésta última se estará autodestruyendo en su aparente construcción cotidiana.

Un fraccionamiento que se creó para vivir en casas, no deberá destruirse creando edificios.

El edificio tiene derecho a existir, siempre y cuando nazca como un proyecto sustentable, pero más que nada en un terreno amplio y espacioso, con densidades decentes, racionales y no descaradamente ambiciosas por desarrolladores y autoridades, a quienes por lo general les interesa las utilidades y rentas a los primeros, y las boletas prediales a los segundos, sin interesarse en absoluto sobre la calidad de vida de la "Tierra vital que estarán creando para cada habitante del edificio, y el "Círculo vital" que estarán creando para la colonia y para la ciudad.

Entonces y en una primera conclusión abstracta, el "espacio vital urbano" es la sabia combinación de la superficie que ocupará "La tierra vital" con los espacios que alrededor se generen en los diferentes "Círculos vitales" para vivir sin estrés social, producto del hacinamiento y confinamiemto.

Quedo al pendiente en el siguiente artículo de tratar temas específicos de densidades, alturas, anchos, superficies y espacios, mientras tanto la gente estará atenta a nuevos proyectos y al desarrollador o a la autoridad, es muy posible que alguien les diga, como lo hace el personaje de arco y flecha en una serie de televisión...

¡¡¡Oye tu... Le haz fallado a la ciudad!!!

 

 

CLAUDIO MÁRQUEZ PASSY