Inicio

 


EFEMÉRIDES Y REFLEXIÓN


FOTO: CLAUDIO MÁRQUEZ PASSY

06 de abril de 2019

31 de marzo de 1823

Se instaura el supremo poder ejecutivo, tras la abdicación de Iturbide.

1 de abril de 1829

Vicente Guerrero asume la presidencia de la república.

1 de abril de 1833

El vicepresidente Gómez Farías asume la presidencia, en ausencia de Santa Anna.

2 de abril de 1847

Pedro María Anaya, asume la presidencia.

2 de abril de 1867

Porfirio Díaz gana la batalla al ejército imperial de Maximiliano y franceses en Puebla.

6 de abril de 1813

Bernardo Gutiérrez de Lara hace un primer intento de independizar Tejas.

Reflexión de hoy, 6 de abril de 2019:

―Decir supremo poder ejecutivo, me parece un término que denota un gran complejo de inferioridad. Es sencillo explicarlo, sobre todo pensando que habían forzado la abdicación del emperador Agustín I, y seguramente no habría un título suficientemente poderoso, como para suplir al recién imperio depuesto, y que lo nuevo pudiera convencer al pueblo. Así que, apenas lo de "supremo” fue lo que encontraron adecuado, pues un simple poder ejecutivo no hubiera sido ni suficiente, ni mucho menos entendible. Creo que desde entonces no dejamos de usar estas denominaciones, las cuales damos por buenas, como "señor presidente”, "altos funcionarios” ― ¿será que miden más de dos metros de estatura? ― o, "palacio municipal”, donde nunca he visto ni reyes o príncipes municipales. En el fondo tal parece que el discurso es odiar a los sistemas monárquicos, pero en la realidad, ejercerlos de la manera más burda y barata por una hipócrita nostalgia. Me queda una duda… ¿cómo se le debería decir de una manera propia y elegante, a quien despacha en "palacio” nacional? ¿Príncipe, rey o emperador del supremo poder ejecutivo? o ¿le quitamos lo de "palacio” por elemental congruencia republicana, y le dejamos "oficina de la presidencia” a secas? hagamos una consulta... 

La estructura del mencionado supremo poder ejecutivo, que en el fondo era un triunvirato, fue manejado de abril de 1823 a octubre de 1824, cambiando mensualmente al jefe del ejecutivo, y repartido entre Pedro Celestino Negrete, José Mariano Michelena, Nicolás Bravo, Miguel Domínguez (esposo de la corregidora), Guadalupe Victoria , quien su nombre real era José Miguel Ramón Adaucto Fernández y Félix, y el último de los insurgentes más persistentes: Vicente Guerrero, quien le tocó ser presidente hasta 1829. En este año, nuestro país recién nacido se mal acostumbró a cambiar de presidente, como de calcetines, y el enemigo del norte se dio cuenta de ello. Y de colofón, a los dos meses de instaurado el susodicho supremo poder ejecutivo, Centroamérica, se declara independiente de México. ¿Qué los habrá desmotivado?

La rebatinga por el poder rayaba en lo ridículo, y que mejor prueba, de que uno de los conspiradores contra Iturbide fue Guerrero. No duró mucho el abrazo de Acatempan.

―La relación entre Gómez Farías y Santa Anna, es tema de muchos libros y muchos autores. Basta decir que se usaron mutuamente, pero Gómez Farías tuvo dos capítulos de la más vil traición a México. Primero, en su conspiración para ayudar a la independencia de Texas, y, en segundo lugar, la más grave, "el brindis del Desierto de los Leones” con Winfield Scott el 29 de enero de 1948, para que su gente de confianza lo convenciera de que no quedara la línea fronteriza en el rio Bravo sino en el Suchiate. Los gringos se negaron, porque si bien querían tierra, la querían sin mexicanos. La que se llevaron estaba despoblada.

― "Si tuviera parque, usted no estuviera aquí”. Fue la "heroica” frase de Anaya en la batalla de Churubusco. ¿Era el presidente y no lo previó? Como siempre la culpa fue de Santa Anna.

―Soy un convencido que en lugar de celebrar la batalla del 5 de mayo, la cual por supuesto en algo ayudó, no tardaron en regresar a las andadas mis ancestros franceses, ―y por favor, no empiezen con eso de que ahora yo les tenga que pedir disculpas―. "Zafo”, como alguien dijo esta semana. Más bien, deberíamos estudiar la estrategia de Porfirio Díaz con su ejército de oriente, para ver cómo logró el 2 de abril de 1867, vencer a los franceses, a Maximiliano, y empujar la consolidación de Juárez en el poder. Así de importante y decisiva fue esta batalla. Así que ya lo sabe, en dado caso yo coloco por delante la batalla del 2 de abril con don Porfirio, en lugar de la del 5 de mayo con don Ignacio. Y por cierto, hay una bandera francesa en el museo de las intervenciones en el convento de Churubusco, que ya le eché el ojo, (ver foto arriba) pero, ―queridos lectores― no se preocupen, pues si bien me gustaría recuperarla para dársela en su próximo cumpleaños a mi madre, ahí la voy a dejar. Lo que no fue en mi año, no fue en mi daño. Duerman tranquilos.

―Bernardo Gutiérrez de Lara ex – gobernador de Tamaulipas, fue el primer instigador para la independencia de Tejas (con jota), y 22 años después en 1835, el yucateco Lorenzo de Zavala, estaría organizando y firmando el acta de independencia del futuro estado de "La Estrella Solitaria”. A este sujeto se le atribuye el diseño original de la bandera tejana ¿qué tal? No recuerdo que este pasaje esté en el libro de texto gratuito.

Definitivamente a estos dos individuos no les quedó ni una guirnalda de oliva, ni un recuerdo de gloria, menos un laurel de victoria, y jamás, un sepulcro para ellos de honor.

Se me ocurren dos reglas simples para comprender nuestra historia:

El invasor y/o agresor extranjero le tiene razonable temor a México, pero requiere uno o varios traidores nacionales para apoyo en sus oscuros propósitos, porque solos, no pueden. No es difícil identificarlos.

De forma brutalmente maniquea, la historia oficial decide quien es héroe y quien villano, disminuyendo y casi desapareciendo personajes, con el objeto de mantener suficiente espacio para que los nuevos traidores se organicen a gusto. No fue mejor, el que hoy tenga más estatuas y calles con su nombre.





® DERECHOS RESERVADOS

CLAUDIO MÁRQUEZ PASSY


Si deseas conocer otras entrevistas con grandes personajes de nuestra historia, pongo a tu disposición mi primer libro "Entrevistas en el tiempo 1519 - 2019", o el segundo: "La Grulla Parda", que es un emocionante viaje durante la invasión de América... o debo decir: ¿conquista?





   

CLAUDIO MÁRQUEZ PASSY

VER CURRICULUM

 
  Todos los derechos reservados.