Inicio


EFEMÉRIDES Y REFLEXIÓN




DEMOCRACIA ILIBERAL

2 de noviembre de 2019


―27 de octubre de 1817. Francisco Javier Mina, cae prisionero.

Nacido en España, y habiendo sido un militar brillante, decide ponerse en contra de Fernando VII cuando éste desconoce la Constitución de Cádiz en 1814. Viviendo en Londres, se convierte en seguidor y promotor de la independencia de México encontrando algunos patrocinadores liberales ingleses como Lord Holland, John Allen y Lord Russell, y paradójicamente conoció y logra apoyo del legendario general Winfield Scott, quien muchos años después ocuparía Palacio Nacional en 1847-1848. En 1815 se embarca a Estados Unidos y deambula buscando apoyo en Virginia, Galveston, Nueva Orleans, y en Haití se entrevista con Bolívar. Finalmente desembarcó con 308 voluntarios en Soto la Marina - Tamaulipas, el 15 de abril de 1817. Tuvo algunas victorias secundarias, pero el 27 de octubre, él y Pedro Moreno, son emboscados en el rancho El Venadito. Moreno es muerto y decapitado en el momento y Mina es apresado y fusilado el 11 de noviembre en Pénjamo. Sus restos descansan en el Ángel de la Independencia.

―27 de octubre de 1967. México recupera territorio estadounidense.

Desde época de Juárez, el río Bravo había cambiado su curso hacia el sur de la ciudad de El Paso, en Texas. Desde entonces había comenzado un litigio para recuperar esa superficie que por razones del tratado Guadalupe Hidalgo, firmado el 2 de febrero de 1848, le pertenecía a México. El asunto duró muchos años, pues la frontera se delimitaba a la mitad del río Bravo. El 14 de enero de 1963, Kennedy y López Mateos, después de un arbitraje internacional resuelto desde 1911, firmaron el acuerdo para regresarle a México 333 hectáreas. Johnson y López Mateos, se reunieron el 27 de octubre de 1967 para realizar la entrega física de este perímetro llamado "El Chamizal”.

―30 de octubre de 1810. Hidalgo gana la batalla y pierde la guerra.

En la batalla del Monte de las Cruces, Hidalgo vence a Trujillo, y Allende le recomienda a Hidalgo marchar a la Ciudad de México, quien ya habría evaluado muy altas probabilidades de ganar la capital, apenas a 45 días de haber iniciado la guerra de independencia. Hidalgo "se rajó”. Allende no se lo perdonó nunca, y en su retirada, los insurgentes habrían perdido toda probabilidad de ganar. En la batalla de Puente de Calderón cerca de Guadalajara, el 17 de enero de 1811, Hidalgo es derrotado definitivamente por Félix Calleja, y tiene que huir con Aldama, Allende y Jiménez quienes son atrapados, fusilados y decapitados. La razón de ese inexplicable retiro sigue siendo un misterio, y cualquier cantidad de especulaciones se siguen discutiendo. Morelos rescataría muy razonablemente la guerra, pero la volvería a perder a fines de 1815.

―30 de octubre de 1873. Nace Francisco I. Madero.

Entender a Madero, es comprender a muchos otros personajes y a una etapa de la historia que bien pudo no suceder, y que fue la revolución. Como este formato no me permite extenderme mucho y es sencillo encontrar su biografía, me enfocaré a sus momentos menos conocidos. Coahuilense nacido en Parras, y estudió con los jesuitas en Saltillo, en Baltimore, en París, en San Francisco California. Nieto de las cinco familias más ricas de México, dueños de empresas agrícolas, ganaderas, vinícolas, textiles y de transporte. Adversario y competidor de Porfirio Díaz y sus socios comerciales. Este punto es digno de tener en cuenta, pues resulta ser una de las fuertes motivaciones de Madero para defenderse del poderío de don Porfirio. Creyó genuinamente que la vía para derrotarlo era por la vía de la democracia. No creía en el anarquismo, razón por la cual no congenió ni con los hnos. Serdán, ni los Flores Magón, quienes se habían "montado” en su revolución. Quizás su obra maestra, es el libro que escribe intitulado "La Sucesión Presidencial en 1910”, escrito después de que Díaz se hubiese entrevistado con James Creelman. Este libro es lectura obligada, para cualquiera que desee comprender las raíces y absurdas desviaciones que tuvo la revolución mexicana. Asimismo es una obra que sirve para comprender con mucha precisión a Porfirio Díaz, explicado por su enemigo y admirador al mismo tiempo. El indiscutible carisma que tuvo Madero, pudo llevarlo a lograr una concentración inaudita de un millón de personas en la capital, evento que le sirvió para ganar limpia y arrolladoramente las elecciones, en una proporción de casi 99%. Algo impensable en una elección mexicana no manipulada. No obstante, y como ya lo habría de predecir Zapata, la silla presidencial "envenena”, y Madero quedó cegado por su candidez, inocencia y buenas intenciones. Su gabinete no había ningún "maderista”, con el objeto de promover la pluralidad y balance democrático. Por otro lado Estados Unidos que había ayudado con dinero y armas a Madero, nunca pensó que el recién llegado a la silla en Palacio, buscaría tomar distancia de los gringos, en un error de cálculo que le costaría la vida. Madero no creía en el campesinado, y de la misma forma que don Porfirio subestimó a Madero, éste traicionó lo prometido a Zapata, quien no tardó en promulgar su plan de Ayala para desconocerlo. Madero era burgués de nacimiento y de convicción. Creía en la burguesía industrial, pero creía que podría lograr entre ellos un balance de poderes. Craso error. Asimismo intenta reparar los grandes errores de Díaz, regresando a los Yaquis a Sonora, y cancelando los privilegios de los hacendados henequeneros de Yucatán. Al imponer un impuesto a la extracción de Petróleo, y enfrentarse a las ambiciones de apoderamiento de la industria petrolera por parte de la Standar Oil Company, Madero rompe lanzas con Estados Unidos.

Madero se queda solo, pues por su aparente imparcialidad, no apoya ni a campesinos, ni empresarios, y mucho menos a la inversión extranjera. En acuerdo secreto, Estados Unidos, Francia, Inglaterra, España, y anti-maderistas, conspiran con Huerta iniciando la "decena trágica” que fue una batalla fingida y controlada por el dictador en ciernes, quien se encargaría de contratar a Francisco Cárdenas para apretar el gatillo que lo asesinaría a él y a su vicepresidente José María Pino Suárez. La conspiración se la sospechaba su hermano Gustavo, quien lo había puesto al tanto, pero el no creerle, o darle el beneficio de la duda, les costó la vida a ambos.

El proyecto de Madero estuvo bien planeado, lleno de buenas intenciones, pero por otro lado mal implementado, pues lo que muy posiblemente comenzó como una revancha comercial de la familia Madero en contra de los intereses de Díaz, terminó en muchas revoluciones personales como la de Zapata, Villa, Carranza, Obregón, Orozco, etcétera, y derivó en un caos que en mi punto de vista, aún no ha terminado.

―30 de octubre de 1861. Inglaterra, Francia y España firman un tratado para reclamar a México, el pago de la deuda.

Juárez había decretado suspender el pago de la deuda externa, y la respuesta de estos tres países fue firmar un tratado para que con las fuerzas armadas, estas tres naciones pudieran ocupar por mar y por tierra el territorio mexicano. Al cabo de poco tiempo Inglaterra y España deciden dar una moratoria, pero Francia ya habría desembarcado en México.

―2 de noviembre de 1821. Agustín de Iturbide ordena el diseño de la bandera nacional.

Excepto el águila que estaba en posición frontal tenía una corona y no sujetaba serpiente alguna, las franjas quedaron como hasta la fecha: a la izquierda el verde representando la independencia, el blanco la religión, y el rojo la unión de todos los mexicanos.

Reflexión de hoy, 2 de noviembre de 2019:

No hay forma de imaginar un primero y dos de noviembre sin pensar en los muertos. Este es un tema sumamente arraigado en el inconsciente colectivo desde el imperio mexica, donde el Tzompantli era el lugar visible en el cual se exhibían los cráneos atravesados por una vara de un lado al otro, como trofeos de guerra. No obstante, hoy día continúa el juego macabro entre políticos, criminales y jueces corruptos, que prefieren ver cráneos, huesos, y cadáveres, burlándose de la muerte, y que es cada vez más intenso y descarado, como si ésta no fuera capaz de llamarlos a cuenta en cualquier momento.

No generalizo, pero me queda claro que en un país donde los asesinatos y desaparecidos ya son una "normalidad” cotidiana en la televisión, radio y medios diversos, es porque ya no causa mayor asombro hablar de muerte entre la sociedad mexicana.

Los cuatro personajes de las efemérides de esta semana, nos pueden ayudar a comprender mejor el fenómeno, contrastando en este caso a Mina, Hidalgo y Madero, que por sus planes, ambiciones, desviaciones y profundos errores de cálculo, produjeron una colección infinita de muertos, contra Iturbide, quien logró por medio de la inteligencia, la estrategia, y negociación, dejar guardadas las balas, y diseñar un país que nunca jamás pudo ver, pues todos los que lo rodeaban, les gustaba el color y olor a sangre. Al menos, la bandera que hoy ondea la Plaza de la Constitución nos fue legada por Iturbide.

Si bien ya es trillado hablar de Hidalgo o Madero, Mina ―un español convertido en vulgar empleado de Londres y Washington― es un personaje que no puedo comprender como está sepultado en la columna de la independencia, al ser promotor de una guerra que ni le iba, ni le venía por ser español, además de ayudar poco o nada a esa inútil y desorganizada insurgencia, pero sobre todo, de darle cuerda a un personaje como Winfield Scott, que ni el mismo sospecharía que años después, sería el que guillotinaría por la mitad a México, previo izamiento de la bandera gringa en Palacio Nacional durante nueve meses.

Con esto queda muy claro, que la historia oficial la escriben y controlan los políticos vasallos nacionales, en perfecta coordinación con los poderes fácticos locales y extranjeros.

Por ahora nos basta con escribir capítulos como Culiacán o Guerrero, donde la novedad es que la víctima emboscada y humillada por su propio jefe máximo, es el mismo ejército nacional, quien en una voz "sin suavidad” del general Carlos Gaytán Ochoa, pintó una raya histórica entre el comandante supremo y "sus fuerzas armadas”, generando una grieta que ya está a la vista de la población civil. Además, "el apóstol de la democracia” se había rodeado de anti-maderistas para demostrar su convicción democrática. Madero no hubiera permitido el "Bonillazo”, ni la manipulación de la corte, ni la mayoría a su favor en el congreso, ni estar rodeado en gabinete y congreso de Padiernas, Bejarano, Napito, Bartlett, Monreal, CNTE, y sobre todo, jamás se hubiera permitido humillar al ejército como lo hizo en Tlahuelilpan, Guerrero, Michoacán, Culiacán, etcétera. Aunque Gustavo le advirtió a su hermano de la traición de Huerta, Francisco I. Madero respetó esa maniobra militar llamada "decena trágica” que les costó a ambos su vida.

No estoy seguro de que este presidente sea un verdadero conocedor de la historia, pues si lo fuera, por su actos realizados a la fecha, entonces sería anti-maderista, y si lo es, porque dice tener escritos quince libros, entonces jamás reconocerá públicamente que admira a Porfirio Díaz, aunque no tiene ni la más remota idea de cómo llegarle a los talones. Tendría que comenzar por entender lo que significa el ejército y no querer destruirlo. Díaz era un militar consagrado, y del actual presidente, no he podido encontrar foto de su cartilla militar liberada.

También creo que es anti-juarista, pues don Benito, jamás se hubiera atrevido a mencionar a Jesucristo en alguno de sus discursos. Antes ya publicó su "cartilla moral”, que mostrar su cartilla militar que le podría dar una vaga idea de cómo ordenarle a un general de división. No obstante, hay una cosa en la que estará tratando de imitarlo, y es ver si podrá superar los 14 años ininterrumpidos que se quedó en la presidencia. Conste ―querido lector― que se lo dice su servidor, quien no es historiador de profesión. Estando así las cosas, creo poder definir con exactitud que desde el púlpito de las mañaneras, el incansable ataque hacia los conservadores y fifís no viene de un presidente liberal como lo fueron Juárez o Madero, sino de un nuevo orden mundial que hoy ya controla a Latinoamérica, y que el predicador de palacio no se atreve a confesar públicamente. El es un presidente ILIBERAL, donde la pseudodemocracia es la forma, y el autoritarismo es el fondo. Ánimo, todavía nos queda el 2021 para reparar el daño, aunque esa será la última oportunidad.


® DERECHOS RESERVADOS

CLAUDIO MÁRQUEZ PASSY


Si deseas conocer otras entrevistas con grandes personajes de nuestra historia, pongo a tu disposición mi primer libro "Entrevistas en el tiempo 1519 - 2019", o el segundo: "La Grulla Parda", que es un emocionante viaje durante la invasión de América... o debo decir: ¿conquista?




 

CLAUDIO MÁRQUEZ PASSY

VER CURRICULUM

Todos los derechos reservados.