Inicio

 

CRISTÓBAL COLÓN

EL EMPRESARIO



12 de octubre de 2020

Tiempo de lectura del presente ensayo: 13 minutos.

 

Cristóbal Colón fue un hombre de a pie, como usted o como yo, pero las circunstancias de la época lo fueron llevando poco a poco a visualizar una empresa, la cual en aquellos tiempos era una inexplicable y confusa mezcla de ambición, aventura, fama, y audacia. Si bien fue hasta su tercer viaje que tocó tierra firme, y en 1492 apenas una de sus carabelas encallaba en el archipiélago de las Bahamas, la realidad es que doce años después que imaginó su plan de negocios, estaría llegando a Guanahani.

Creo que todo empresario serio debiese estudiar la vida de este personaje, para extraer la pulpa necesaria para iniciar cualquier emprendimiento, y aprovechando que hoy es una de las efemérides más importantes del año, y que en lo particular prefiero nombrarle el día de la hispanidad, más que de la raza, o descubrimiento de América, quiero acomodar los sucesos en orden cronológico, para ambientar un evento que sería producto de la imaginación de un hombre común y corriente, y que unos años después quedaría en la galería de los superhombres en la historia de la humanidad.

En 1451 nace en: ¿Génova, Cataluña, Galicia, Portugal, Ibiza? Cristóforo Colombo, Joan Colom, Cristóbal Colón, o un cripto judío de origen Sefardí. Es un hecho que su segundo hijo Hernando Colón guardó celosamente el secreto de su origen por instrucción de su padre. No hay certeza por historiador alguno, ni de su tierra natal, ni de su nombre.

1452 el Papa Nicolas V, publica la bula "Dum Diversas”, donde da "permiso pleno y libre para invadir tierras para buscar, capturar, subyugar y para reducir sus personas a la esclavitud perpetua. Una lindura de la iglesia católica de aquellos tiempos”.

Desde 1453, el comercio en Europa había decaído desde la toma de Constantinopla por los Otomanos al frente del Sultán Mehmed II, por lo que ya era complicado y caro tener una buena bata de seda, o tomar el té en una vajilla china.

En 1464, Paolo dal Pozzo Toscanelli, fue un astrónomo y cosmógrafo italiano que a través de sus investigaciones basadas en informaciones de Marco Polo, produjo a solicitud de Alfonso V de Portugal, un mapa para calcular la distancia a "Cipango” el actual Japón. Esto sucedía dos años antes que naciera Moctezuma Xocoyotzin. Tiempo después, esta información llegó a manos de Cristóbal Colón, quien como navegante experimentado y con profundos conocimientos de cartografía, pudo imaginar una oportunidad de negocio. No obstante, los mapas tenían algunas fallas importantes en el cálculo de distancias, pues se creía que la distancia era 2400 millas náuticas (4,450 km) cuando en realidad era casi cuatro veces más, contando desde las Islas Canarias.

En 1479 se firmaba la paz entre los reinos de Castilla-Aragón y Portugal, con el tratado de Alcázobas, condición que permitió crear un entorno de relativa paz entre ambos reinos, y fue posiblemente el momento en que Colón comenzó a poner en papel y tinta su plan de negocios.

En 1480 Colón se casa con Felipa Moniz Peretrelo, con quien procrea a su primer hijo Diego Colón, y se estima que para 1481 ya tendría perfectamente claro su "plan de negocios” basado en los mapas de Toscanelli, y sabía del interés de Alfonso V.

Para 1484, el futuro almirante ya habría llegado con su portafolio al escritorio de Juan II, hijo de Alfonso V, quien después de hacer unas consultas, increíblemente no mostró interés, por lo que buscó a su rival o competidor natural que eran los reyes de Castilla y Aragón. Juan II mandó secretamente algunas expediciones más modestas por las rutas que le habría platicado Colón, pero sin éxito. Comenzaban las malas jugadas contra el futuro empresario.

A principios de 1485, Colón llega al legendario puerto de Palos de la Frontera, en la región de Huelva, donde, a unos pasos caminando, se encuentra el monasterio de "La Rábida”. Ahí conoce a fray Antonio de Marchena y años más tarde a fray Juan Pérez, a quienes confió sus planes. Ambos frailes lo apoyaron y recomendaron a fray Hernando de Talavera, confesor de la reina Isabel I de Castilla. El negocio comenzaba a tomar forma. Este monasterio definitivamente tiene algo de mágico y misterioso, pues sería el mismo lugar donde también Hernán Cortés estaría en 1504, antes de salir del mismo puerto de Palos rumbo a la isla de La Española para llegar a Azúa. Empresarios, tomen nota de este lugar.

En 1486, Colón fue recibido por el real consejo, quien de principio habría rechazado su proyecto, pero es en este momento que por primera vez la reina Isabel voltea a ver con más interés este "plan de negocio” gracias a la mediación de fray Hernando de Talavera. Lógico, pues la reina "le hablaba al oído” y a la vez aceptaba los consejos de su confesor. Sin embargo, las condiciones del futuro almirante eran a primera vista muy exageradas, razón por la cual quedó nuevamente en la "congeladora” el proyecto. En los siguientes años, Colón se desplazaba del monasterio de la Rábida en Huelva, a Sevilla y a Córdoba, dónde en esta ciudad conoció a una mujer llamada Beatriz Enríquez de Arana, con quien tuvo un hijo natural a quien llamó Hernando.

Hubo algún momento en que Colón regresó a Portugal para recoger a su hijo Diego y enterarse que su esposa Felipa habría muerto. De regreso a la hoy España, que aún faltaría tiempo para llamarse así, conoció a Enrique de Guzmán, duque de Medina Sidonia, muy cerca del puerto de Cádiz para invitarlo a participar, pero no tuvo éxito. De ahí siguió con Luis de la Cerda, duque de Medinaceli en el puerto de Santa María, quien por política elemental consultó a la reina, quien a su vez prometió recibir al futuro "don” Cristóbal, quien por ahora era una persona "común y corriente” con un portafolio bajo el brazo, y que contenía el mapa de Toscanelli, y una idea. Esto sucedía por 1491 cuando los reyes estaban enfocados en consolidar la conquista de Granada, la cual llevaba más de una década.

No obstante, un personaje clave hace su aparición en medio de esta propuesta, de nombre Luis de Santángel, un nieto de judío converso y protegido personal de Fernando de Aragón, pues era el prestamista y financista de la corte. Colón lo conocía desde 1486, y seguramente eso influyó en la próxima decisión de los reyes católicos. Este entendimiento entre Santángel y Colón podría reforzar la hipótesis de que el futuro descubridor fuera de origen o descendencia judía.

El 2 de enero de 1492, se consolida la conquista de Granada y el rey Boabdil es expulsado del trono de la Alhambra, pero los monarcas estaban con las finanzas en números rojos. Obviamente no estaban en postura de meterse a nuevas aventuras, pero tal como se arman la mayoría de los proyectos de inversión, aparecería un tercero quien facilitaría el dinero necesario a los reyes, quienes si bien estaban convencidos del plan, no tenían los recursos.

En este momento Portugal estaba enfocado en su ruta que ya habría dominado gracias a Magallanes por las costas del África hasta el cabo de Buena Esperanza, y de ahí para dar la vuelta y alcanzar la India y China, así que de momento no representaba mayor amenaza, pero tampoco dejaba de observar los movimientos de sus vecinos.

Los reyes sabían perfectamente que este señor Colón, no era Castellano, no era Aragonés, no era Portugués, dudosamente era Genovés, y como sea, ya habría negociado con Portugal y al parecer con Francia respecto a su plan de negocios. Así que, para este propósito, don Cristóbal no tenía lealtad alguna con nadie que no fuera quien le aceptara sus condiciones.

Las rentas castellanas quedarían hipotecadas contra este préstamo realizado por Luis de Santángel, y de aquí pasamos a revisar el proyecto de "contrato” entre el emprendedor o futuro empresario ―Cristóbal Colón―, y el inversionista trabajando con una hipoteca ―El reino de Aragón y Castilla― quien por una lógica expansionista, no dejaría ir "el negocio” para que eventualmente cayera en manos portuguesas o francesas.

El 17 de abril de 1492 reunidos en Santa Fe, a unos pasos de la Alhambra de Granada, por un lado Fray Juan Pérez, un sacerdote del monasterio de la Rábida (dato interesante) quien representaría a Colón en las negociaciones, y Juan de Coloma que era el secretario de la corte de los reyes católicos, signaban un documento que tenía el carácter de "capitulación”, lo cual significaba una serie de concesiones que un monarca hace a un particular para realizar una conquista o descubrimiento.

Este contrato se conoció como "Capitulaciones de Santa Fe”, y las cláusulas eran las siguientes:

- El título vitalicio y hereditario será de "almirante” de todas las «islas y tierras firmes» que descubriese o conquistase «por su mano o industria» en «las Mares Oceánas» durante su vida y después de muerto, a sus herederos y sucesores de uno en otro perpetuamente con todas aquellas preeminencias y prerrogativas pertenecientes al tal oficio.

- Los títulos de virrey y gobernador de dichas tierras, que incluía el derecho de presentar a la Corona una terna de candidatos para cada oficio de gobierno.

- El 10 % ya quitados los costos (libres de polvo y paja) de todas las ganancias económicas de todo tipo de mercaderías como oro, plata, piedras preciosas, perlas, especierías que se generasen en los territorios de su Almirantazgo (el otro 90 % quedaba para la Corona).

- La autoridad para Colón, o para un teniente designado por él, de juzgar los pleitos mercantiles que se originasen en la empresa. (Los jueces mercantiles recibían aprox. 8% de cada caso que atendían)

- Si se armaran naves para futuras expediciones, Colón podría contribuir con la octava parte y a la vez obtener la misma proporción de los beneficios que se obtuvieren.

Con este documento firmado, lacrado y rubricado por los monarcas con las leyendas "yo el rey” y "yo la reyna”, el nuevo almirante se embarcó en dos carabelas recién desembargadas por la corona a los hermanos Pinzón, que se llamaban "La Niña y La Pinta”, y por otra más grande que se adquirió en el mismo puerto, llamada "La Gallega”, pues así se le conocía a una dama de cascos ligeros de la ciudad. Colón decidió cambiarle el nombre a "La Santa María”, la cual no regresaría jamás.

Indudablemente fue un plan de negocios muy audaz, tomando en cuenta que con solo tres embarcaciones se lanzó a recorrer 6,500 km, si acaso fuera en línea recta, mientras Cortés usó once embarcaciones para recorrer 1,100 km desde Santiago de Cuba a Cozumel, 26 años después.

El ahora almirante Colón, zarpó del puerto de Palos de la Frontera, el 3 de agosto de 1492, para que, nueve semanas después, el marinero Rodrigo Pérez de Acevedo, originario de Triana en Sevilla, muy cerca del puerto de Palos, avistara tierra a las 2 de la madrugada del 12 de octubre, al haber identificado unas fogatas encendidas en el horizonte. Llegaban a las costas del hoy archipiélago de Las Bahamas, a una población que los lugareños llamaban Guanahani, y que el descubridor renombró "San Salvador”. Faltarían todavía seis años para que en julio de 1498, en su tercer viaje, finalmente tocara tierra firme en Venezuela, frente a la isla de Trinidad y Tobago.

Entre paréntesis: uno de los grumetes (aprendiz, ayudante) de esta expedición era Antón de Alaminos, quien después sería piloto de Juan Ponce de León, descubridor de La Florida, también piloto de Hernández de Córdoba en 1517, de Juan de Grijalva en 1518 y de Hernán Cortés en 1518-1519. Alaminos fue el descubridor de la "corriente del golfo”. Que importante es el factor humano, cuando se tienen buenos maestros, excelente capacitación, y lealtad a la empresa.

Continúo… el 25 de diciembre encalló la "Santa María” en las costas norte del hoy Haití, y con la madera se construyó un fuerte al que llamaron "De la Navidad”. Este sería técnicamente el primer poblado de la actual España, en la que más adelante se le conocería como "América”. Esta isla que hoy comprende República Dominicana y Haití fue bautizada como "La Hispaniola”, mejor conocida como "La Española”. Ahí sería el lugar donde Cortés llegaría en la población sureña de Azúa.

Incipientemente esta empresa "Colombina” comenzaba a tomar forma. Se había fundado el primer asentamiento, el cual no duraría casi nada, pues los marinos que se quedaron a cuidarlo en lo que regresaba Colón, no pudieron sobrevivir frente a los lugareños.

Esta empresa se comenzó a complicar a su regreso, pues "La Pinta” con trabajos llegó a Bayona, Galicia, a unos pasos de la frontera con Portugal, pero Colón quien venía en "La Niña” no pudo sortear las tormentas y en primer lugar tuvo que atracar en las Azores, y el 4 de marzo de 1493 en Lisboa. Fue llevado por la fuerza frente al rey Juan II, pues llevaba acusaciones de violar el tratado de Alcázobas, pero con cierta habilidad, el accidentado almirante pudo convencerlo de que la expedición no interfería en nada con sus posesiones. A duras penas fue liberado, pero vaya usted a saber si hubo algún costo económico para que eso sucediera. Para entonces llevaba escrita una carta dirigida a su mentor financiero, Luis de Santángel, la cual ya estaría en conocimiento del Papa, y publicada en Barcelona al llegar a su encuentro con los reyes.

Si desea conocer un resumen del contenido de esta carta, la cual es posiblemente el documento que mejor describe el sentimiento de este audaz empresario, pulse aquí para bajarlo en pdf.

El 15 de marzo llegó a Palos, y a los pocos días murió su socio Alonso Pinzón quien fue enterrado en el monasterio de La Rábida.

El negocio cobró mayor interés llegando Colón a Barcelona, donde se encontraban los reyes, pues en esa relación de amor y odio entre el Papa Alejandro VI y Fernando de Aragón, ambos dispusieron la conveniencia de ir "pintando su raya” con Portugal, por lo que el ocupante del trono de San Pedro promulgó de forma "express” la "Bula Inter caetera” el 3 de mayo, donde le otorgaba a los reyes católicos "el dominio sobre cada una de las tierras e islas ya citadas, así las desconocidas como las hasta ahora descubiertas por vuestros enviados y las que se descubran en adelante, que bajo el dominio de otros señores cristianos no estén constituidas en el tiempo presente". El único defecto de esta bula es que no definía los límites territoriales para uno y otro.

Con esta bula, la iglesia católica apostólica y romana se habría "subido” a la empresa, por lo que Colón y los reyes ya tenían un nuevo socio.

No tranquilos con lo anterior, los reyes sabían que Portugal no se quedaría cruzado de brazos, por lo que Isabel le propuso a Juan II, firmar un tratado para "pintar su raya en el agua” ―literalmente―, y de ese modo repartirse el resto del mundo entre los dos. A mitad del segundo viaje de Colón el cual duraría del 25 de septiembre de 1493 al 11 de junio de 1496, se firmaría el 7 de junio de 1494 en la ciudad portuguesa de Tordesillas (Tordesilhas) el tratado que lleva su nombre. Esta línea pasaría de norte a sur a 370 leguas al oeste de las islas Cabo Verde, es decir 1,784 kilómetros que cortaría al actual Brasil, con una línea aproximadamente entre el actual Sao Paulo y Río de Janeiro. En otras palabras: todo lo del lado derecho (oriente) sería para Portugal, y lo del lado izquierdo del mundo (oeste) para Castilla y Aragón. Este tratado dispensaba cualquier acción del Papa, por lo que Alejandro VI jamás lo avaló, y fue Julio II (el que contrató a Miguel Ángel para pintar la bóveda de la Capilla Sixtina) quien sí lo hizo hasta 1506, con la bula "Ea quae pro bono pacis”.

En el tercer viaje del 30 de mayo de 1498 al 25 de noviembre de 1500, todo indica que este empresario no resultó muy buen administrador, y fue acusado de malos manejos frente a los reyes, lo que ocasionó que fuera aprehendido junto con su hermano Bartolomé, por Francisco de Bobadilla el 23 de agosto de 1500. Al llegar a España fue liberado, pero su prestigio estaba dañado irremediablemente. Lo contenido en las "capitulaciones de Santa Fe” fueron desconocidas por los reyes, pretextando algunas minucias jurídicas, como frases que decían "lo que se ha descubierto” contra "lo que se ha de descubrir”, y por otro lado, si era un escrito catalogado como "merced” de los reyes el cual se podía cancelar en cualquier momento, o sería un contrato. Todo indica que fue lo segundo, pues el pleito con los hijos Diego y Hernando, fue largo y complejo.

El cuarto viaje fue un absoluto fracaso, y aunado al deterioro de la mala salud de Colón, regresó en 1504 a Sanlúcar de Barrameda.

Dice el refrán popular que "Nadie sabe para quien trabaja”, y Colón no fue la excepción, pues si bien debió de haber acumulado una fortuna razonable, todo indica lo contrario, y es precisamente esta la razón por la que hubiere levantado todas las sospechas de los reyes, quien no dudaron en "rescindirle el contrato” y retirarle los poderes y títulos.

Colón falleció en 1506, un 20 de mayo. Su hijo Diego, primogénito que tuvo con Felipa Moniz, sería quien encabezaría y defendería sus derechos hereditarios en un proceso muy largo que se conoció como los "Pleitos Colombinos”. Diego fue virrey de las Indias de 1511 a 1526. 6.º Gobernador general del Virreinato de Indias de 1509 – 1515 y 10.º Gobernador general del Virreinato de Indias de 1520 – 1524. Su sede fue la isla de la Hispaniola o de la Española. Mientras él gobernaba, Hernán Cortés era un joven escribano al sur de la misma isla en Azúa.

Mientras se dirimían los pleitos colombinos, la socia principal de esta empresa, Isabel La Católica fallecía en 1504 y su nietecito "Carlos” hijo de Juana y Felipe tenía apenas 4 años. Fernando moriría en 1516; Lutero estaría pegando sus 95 tesis en la universidad de Wittemberg en 1517; Hernán Cortés zarpando de Santiago de Cuba el 18 de noviembre de 1518, y saludando con "sana distancia” al emperador Moctezuma el 8 de noviembre de 1519.

El 13 de Agosto de 1521, Hernán Cortés consolidaba definitivamente la genial empresa del almirante, mientras el joven rey de 21 años, Carlos I de España o Carlos V del Sacro Imperio Romano Germánico (quien ni siquiera habría nacido en Castilla o Aragón sino en Flandes (Bélgica), y apenas dominaba el idioma castellano) ya llevaba 5 años dirigiendo la empresa que cuarenta años atrás habría imaginado el navegante Cristóbal Colón, pero ahora, con unos territorios donde "no se ponía el sol".



Anuncio: ¿ya tiene mi libro de "La Grulla Parda”? pues caso contrario le invito a que lo adquiera para que forme parte de su biblioteca. Creo que vale la pena que tenga usted mi versión sobre la conquista de México, la cual he definido en la portada con la leyenda siguiente: "No se trató de vencedores o vencidos, sino de la visión compartida de un nuevo mundo”.

En breve: "HERNÁN CORTÉS, EL EMPRESARIO”.


® DERECHOS RESERVADOS

CLAUDIO MÁRQUEZ PASSY


¿Aún no tiene alguno de mis libros? 

Pulse la portada para realizar su pedido.





PRÓXIMAMENTE:

   

CLAUDIO MÁRQUEZ PASSY

VER CURRICULUM

Todos los derechos reservados.

https://soundcloud.com/user-3828468/condominio-mexico-aires-de-balcanizacion-1/s-AvH8q16wKwq