Inicio



BOLIVARIANO 



26 de agosto de 2020

Tiempo de lectura: 15 minutos.

Si deseas bajar la versión en PDF pulsa aquí.


En este ensayo de apenas media docena de cuartillas me he propuesto dos objetivos que son:

Primero: comprender el mal uso de la palabra Bolivariano, sobre todo cuando escuchamos las arengas del fallecido Hugo Chávez al referirse a su revolución "Bolivariana”.

¿Acaso le viene a la mente la actual Venezuela? ¿La asocia con el socialismo o el comunismo más envilecido y corrompido? ¿Piensa en las fuerzas armadas de Nicolás Maduro? ¿Le recuerda la cara de Hugo Chávez antes que la de Simón Bolívar? ¿Algo que ver con el foro de Sao Paulo hoy grupo Puebla? ¿O posiblemente ya la asocia con el actual presidente de México?

Segundo: conocer a Bolívar, al Libertador de Sudamérica, al soñador, y quizás al personaje más obsesionado en dominar el continente como un todo, eliminando la palabra monarquía del diccionario americano, y junto con ello deshacerse del emperador Agustín I, quien fue, sin que lo confesara, el personaje a quien más odió y admiró.

La vida de Bolívar no se entiende sin contrastarla y engarzarla con la vida de Iturbide.

Ahora bien, para explicar de una forma más sencilla la cronología de hechos, colocaré al principio de cada párrafo, el año al que habré de referirme.

1783. Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios, ese impetuoso y joven mantuano, hijo de aristócratas, nació en Caracas, Venezuela, el mismo año que Agustín de Iturbide. El primero, un 24 de julio, y el segundo, el 27 de septiembre. Seguían el mismo objetivo, pero por caminos totalmente opuestos. Ambos deseaban la emancipación del continente. Bolívar no dejaba de ser un criollo, aunque más bien era un "criollo-plus”, pues precisamente por su linaje era que se le conocía como mantuano, lo que significaba pertenecer a la élite caraqueña, lo cual les permitía contar con una serie de privilegios frente a las autoridades de la Corona en América.

1799. Las vidas de Simón y Agustín se entrelazan en varias ocasiones de una manera muy singular, y la primera es que el aún muy joven Simón de 16 años, en su primer viaje a Europa en este año, debe hacer una parada forzosa en México, la cual por azares del destino le permite conocer muy de cerca, y de "manera íntima”, a quien más adelante sería la asesora y financiera de los insurgentes mexicanos: María Ignacia Rodríguez de Velasco de Osorio Barba y Bello Pereyra, mejor conocida como "La Güera Rodríguez”, quien le aventajaba con 5 años. Agustín de Iturbide la conocería hasta 1820 en la conspiración de la Profesa, de la misma "manera íntima”. Al muy impetuoso y joven soñador Bolívar, lo tuvieron que correr de México por agitador y sedicioso.

1800. Bolívar quería instruirse, y por ello Europa era su mejor alternativa. Sin embargo, antes que nada buscaba recuperar algún título nobiliario que por derecho le pertenecía a su familia. Las circunstancias y la falta de dinero se lo impidieron, razón por la cual pudo comenzar a cultivar un rencor irreversible hacia España, el cual crecería día a día. Él y su familia realmente vivían muy holgadamente, pues eran dueños de una gran cantidad de tierras en San Mateo, entre Valencia y Caracas, contando con muchos esclavos que les permitían generar grandes ganancias con el cultivo de la caña, del cacao, y más adelante con el café.

1802. Bolívar regresó casado de Europa con María Teresa Rodríguez del Toro, quien, producto de la fiebre amarilla murió al año siguiente. Ese mismo año, y con el profundo dolor que le había producido el deceso de su esposa, regresó a París, donde se dedicó a una vida muy descarriada.

1804. Bolívar pudo estar presente en algún discurso de Napoleón Bonaparte, tema que marcó su personalidad el resto de su vida.

1805. Agustín Cosme Damián de Iturbide y Arámburu, se casa con Ana María Huarte y Muñiz, hija de aristócratas españoles peninsulares. Llegaría a tener diez hijos, de los cuales al último y con su mismo nombre, Agustín Cosme, ya no lo conocería.

1808. Bolívar, casi sin dinero, pero habiendo jurado libertar a América de los españoles, logró regresar a Caracas, año clave cuando Fernando VII cae preso en Bayona, Francia. No estoy muy seguro si el sueño de Bolívar era de libertad o de grandeza. Por supuesto, si lograba el primero, le llegaba el segundo.

1810. Hidalgo invita a Iturbide a su guerra, quien no acepta pues además de pertenecer al ejército realista, rechaza el método con el que pretendía realizarla. Algunas versiones aseguran un parentesco consanguíneo entre ambos personajes, quienes perseguían el mismo objetivo, con diferentes métodos.

1810. Llega Bolívar de Londres al puerto de la Guaira, Venezuela. Arranca toda su promesa libertaria.

1810. 30 de octubre. Batalla del Monte de las Cruces donde Hidalgo gana arrolladoramente a Trujillo, quien huye a Toluca, e Iturbide quien lo auxiliaba, se dirige a la Ciudad de México para quedar ahí a la defensa de la capital. Hidalgo huye a Aculco, y de ahí comienza su declive.

1813. 6 de agosto. Bolívar entra triunfal a Caracas después de varias batallas, entre ellas la de Cúcuta. Es cuando se le llama por vez primera: "El Libertador”.

1813. 24 de diciembre. En Lomas de Santa María, Michoacán, Iturbide vence a Morelos de forma contundente, y es donde inicia el declive del "Siervo de la Nación”.

1819. El 17 de febrero, el congreso de La angostura en Venezuela proclama presidente a Bolívar. El 7 de agosto en la batalla de Boyacá, se marca un parteaguas definitivo, pues ya se visualizaba la independencia y fusión de Colombia y Venezuela en una sola nación.

1821. El 10 de febrero, Iturbide y Guerrero pactaban la paz en Acatempan, bajo la leyenda de que se dieron un gran abrazo. Posiblemente así fue. Al tiempo ya se realizaban las tertulias en el convento de La Profesa donde la mujer que coordinaba era precisamente "La Güera” Rodríguez. El 24 de febrero, Iturbide ya había proclamado el plan de las tres garantías o plan de Iguala, el cual daría pie a los tratados de Córdoba el 24 de agosto del mismo año, y a la declaración de Independencia en septiembre.

1821. El 30 Agosto, se firma en Cúcuta ―en la frontera entre Venezuela y Colombia― la constitución de la cual lleva su nombre, y se consolida la república de la Gran Colombia. Uno de los congresistas que juran esta constitución es el mexicano Miguel Santa María, veracruzano de nacimiento. ¿Qué hacía con Bolívar? A finales del año sería nombrado Simón Bolívar como presidente de la gran Colombia, y vicepresidente a Francisco de Paula Santander.

1821. El 28 de julio, Perú declara su independencia, y el 15 de septiembre, La Provincia de Guatemala declara la suya.

1821. El 27 de septiembre, Iturbide cumple 38 años, y entra triunfal a la Ciudad de México. El 28 se declara la independencia de México e inicia como Presidente de la Regencia del Imperio Mexicano. En este punto, él no se imaginaba ser emperador, pues esperaba que un Borbón aceptara el trono de México.

1821. El 28 de noviembre, Panamá declara su independencia, y días después se une a la Gran Colombia.

1822. El 5 de enero, todas las provincias de Centroamérica, desde Guatemala a Costa Rica, decidieron unirse al imperio mexicano, excepto San Salvador que poco después se adhiere.

1822. El 24 de febrero se instala el congreso ―hostil a Iturbide― quien ya tenía identificados a los principales cabecillas, entre ellos Servando Teresa de Mier y Guadalupe Victoria. No obstante, el 19 de mayo se declara por mayoría de 67 diputados contra 15, que Iturbide asumiría el trono imperial mexicano como Agustín I. El 21 de julio es la ceremonia de coronación en la Catedral Metropolitana.

1822. El 24 de mayo, Antonio José de Sucre libera el norte de Sudamérica en la batalla de Pichincha, y le facilita la campaña a Bolívar. El 26 de Julio se encuentran Bolívar y José de San Martín, quien habría liberado Chile, Río de la Plata y parte del Perú. San Martín le propone a Bolívar traer un príncipe europeo para reinar el Perú, y Bolívar se exaspera con este otro Libertador quien ya estaba muy enfermo. Además ya sabía que la coronación de Iturbide era inminente, aunque no tenía la certeza de que 5 días atrás ya habría sido coronado.

1822. Por agosto hay una reunión secreta en Tacubaya, donde asisten Mier, Victoria, otros y especialmente el dueño de la casa como anfitrión que es Miguel Santa María, quien era el "embajador” de la gran Colombia, y enviado especial de Bolívar en México. El motivo del encuentro era planear el asesinato del emperador Agustín I. La conspiración es descubierta por un coronel leal al emperador, de nombre José de Echávarri. Todos fueron apresados excepto Santa María quien fue "deportado” a la gran Colombia. Bolívar le respondió por carta a Iturbide que el habría de investigar el evento y en su caso hacer justicia. El detalle es que no aclaró a "quien” intentaría hacerle "su justicia”.

En este punto hago una pausa de estas dos historias paralelas.

Si analizamos con detenimiento, todo parece coincidencia. Lo más seguro es que así fue, hasta el 21 de julio de 1822. Sin embargo, también pareciera que estuvieran jugando a las carreras Bolívar e Iturbide, aunque el emperador tuvo más habilidad, usó menos energía, y llegó más rápido a un trono que de la misma forma soñaba Bolívar, tema que el caraqueño nunca pudo reconocerlo públicamente, pues el ya habría diseñado en 1826 de puño y letra una nueva constitución con la figura de un presidente vitalicio, y un vicepresidente hereditario, la cual más tarde le propuso a Santander, y fue razón suficiente para generar una ruptura definitiva entre estos dos personajes y compañeros de muchas batallas. El celo de Bolívar no paró en la intención de matar a Iturbide, a través de la mano de Santa María, sino que la instrucción fue diseñar un plan más pensado, el cual no tardó en regresar el veracruzano a México, y lo promulgó con el nombre de "Plan de Casa Mata”, previo convencimiento de que tomará el mando un joven y ambicioso militar, quien desde este punto en adelante, se convertiría en el único chivo expiatorio ideal de los liberales hasta el año de 1855. Su nombre: Antonio López de Santa Anna.

Regresando al tema que nos ocupa, en estas fechas Iturbide controlaba 7.7 millones de km2, y Bolívar 4.7 millones de km2. Otra razón más para que el Colombiano-Venezolano se sintiera algo celoso.

1823. El primer día de febrero se promulga el Plan de Casa Mata, por el ahora general Antonio López de Santa Anna, y secundado por José Antonio de Echávarri, ―efectivamente, aquel que le habría salvado la vida al emperador, al revelarle la conspiración― además de Luis Cortázar y Rábago y José María Lobato. Al tiempo se promulga la república para derrocar al imperio. El 19 de marzo abdica el emperador Agustín I, y se exilia en Liorna, Italia. El 1° de abril, Pedro Celestino Negrete, Nicolás Bravo y Guadalupe Victoria asumen Supremo Poder Ejecutivo, en un formato de triunvirato, donde se van rotando mensualmente la presidencia, junto con Miguel Domínguez (el corregidor de Querétaro), y de esta absurda forma, se la llevan hasta el 10 de octubre de 1824. Siempre me he preguntado por qué lo de "Supremo”, si con "Poder Ejecutivo” sería suficiente. ¿No que muy republicanos?

Voy resumiendo estas dos historias engarzadas…

1824. 13 de marzo. El congreso mexicano aprueba un acta con el siguiente texto: "Se declara solemnemente que el libertador (Bolívar) es ciudadano de la República Mexicana, acordándose se apruebe y conceda diploma y se entregue al libertador por una comisión designada”. Esta acción explica la pintura de cuerpo entero que se encuentra en Palacio Nacional, donde alguna vez se fotografió el actual ocupante, con Elena Poniatowska.

1824. El 14 de julio, Iturbide regresa de su exilio en Inglaterra, desembarcando en Soto La Marina, Tamaulipas, con el propósito de ayudar a una conspiración de reconquista que tenía España. El día 19, es asesinado en un fusilamiento sin juicio previo, bajo el triunvirato de Guadalupe Victoria, Nicolás Bravo y Miguel Domínguez.

1824. El 6 de Agosto, Bolívar y Sucre estarían obteniendo la victoria en la penúltima batalla para expulsar a los realistas del continente, en la población de Junín, en el sur del Perú. El 9 de diciembre se ganaba la última y gran batalla en Ayacucho para librar al Perú y todo Sudamérica de los españoles. La gloria se le quedó al recién nombrado Mariscal Antonio José de Sucre, pues Bolívar había sido impedido por Santander de seguir adelante.

1825. El 6 de agosto, el Congreso del Alto Perú creó la República de Bolívar que luego se cambió de nombre a Bolivia.

1826. Bolívar escribe la constitución de Bolivia, la cual quiere imponer a la gran Colombia. Santander se opone férreamente, primero porque la de Cúcuta estaba vigente y no podía ser revisada en los primeros diez años, pero sobre todo, por la absurda figura de un presidente vitalicio y un vicepresidente hereditario. Era tanto como un imperio disfrazado de república liberal. Agua y aceite.

1827. Llega a la gran Colombia, Agustín Jerónimo de Iturbide y Huarte, hijo primogénito del emperador, quien tuvo una hija natural en Perú con Nicolasa Fernández de Piérola, de nombre Jesusa de Iturbide, quien a la vez se convirtió en la esposa del futuro presidente de esa nación, Nicolás de Piérola Villena. Agustín Jerónimo se convertiría en edecán de Bolívar, quien ante el reclamo de la secretaría de relaciones exteriores de México, El Libertador le contestaría retadoramente que: "calmase el ánimo, pues este asunto no le competía por mil razones". Bolívar defendía a capa y espada al hijo del emperador Agustín I. ¿Arrepentimiento?

1828. El 25 de septiembre en Bogotá, se llevó a cabo un atentado contra la vida del Libertador, la cual fue conocida como Conspiración Septembrina. Afortunadamente su amante quiteña, Manuelita Sáenz, fue quien pudo prevenirlo a tiempo para salvarlo, razón por la cual fue nombrada por el mismo Bolívar "La Libertadora del Libertador”. Todo apuntaba a que Santander estuvo detrás de dicho intento de asesinato, pero los hechos han demostrado que no fue así. No obstante, Bolívar lo indultó de la pena de muerte, pero destituyéndolo de su cargo y exiliándolo.

1830. Comienza el declive de Bolívar cuando Venezuela se proclama independiente el 13 de enero y José Antonio Páez ocupa la presidencia de ese país desterrando a Bolívar, quien jamás regresaría a su país natal. El 1° de julio es asesinado José Antonio de Sucre, y la noticia afecta la ya mermada salud del Libertador. Con intención de recuperarse en Europa, Bolívar sale rumbo a Santa Marta en el norte de Colombia, enterándose que había orden de no permitirle la entrada a Venezuela por parte de Páez, por si intentaba regresar ahí para curarse. Llega el 1° de diciembre a dicho puerto, pero ya sin poder incorporarse. Agustín Jerónimo de Iturbide lo acompaña hasta su último aliento el 17 de diciembre.

1831. Se desintegra la gran Colombia, en las repúblicas de Nueva Granada, Venezuela y Ecuador, que quedarían respectivamente bajo el mandato de Francisco de Paula Santander (regresado del exilio), del venezolano José Antonio Páez (aquel que exilió al Libertador de su propio país), y de Juan José Flores (autor intelectual del asesinato de Antonio José de Sucre). El sueño "Bolivariano” habría desaparecido por completo, excepto que ya no habría más españoles controlando país alguno, pero en manos de tres personajes de pésima reputación, y que juntos no hacían medio Bolívar.

Conclusión:

Cuando queramos referirnos históricamente a una América libre del control español, debemos decir Iturbideano antes que Bolivariano, pues el primero lo resolvió en menos tiempo, a un notorio menor costo de sangre, en 11 años contra los 17 de Bolívar, pero sobre todo, que en su momento los 7.7 millones de km2 de Iturbide, fueron más notorios que los 4.7 millones de km2 de Bolívar. La frontera entre ambos "reinos” era la que dividía Costa Rica y Panamá.

Si ser Bolivariano es evocar al Libertador venezolano, es parcialmente cierto, pues Bolívar fue más colombiano, al punto de que por estar distraído en el Perú, Guayaquil y Quito, Páez aprovechó el tiempo y la distancia para quedarse con su país natal, sin que pudiera recuperarlo ni regresar a él en vida. Esto debe haber avergonzado y deprimido profundamente a Bolívar. Además, hay que recordar que sin la ayuda económica, masónica y liberal de los ingleses, jamás hubiera avanzado un metro, pues durante todos estos años, Londres fue para Simón, más importante que Caracas, de donde habría partido a los 15 años, y solamente regresó a su tierra natal a ratos.

Iturbide jamás necesitó apoyarse en un país extranjero para lograr su propósito. Todo fue producto de su astucia, imaginación y pericia. Supo negociar con todas las partes. Quizás intentarlo solo, fue lo que le costó la vida.

Chávez y su pupilo reprobado de quinta (no de cuarta) de contradictorio apellido Maduro, se han encargado a través de una envilecida propaganda pseudo comunista ―jamás marxista― de usar el término Bolivariano como sinónimo de todas las tropelías que han hecho con la Venezuela de Páez, pero jamás con la de Bolívar.

No cabe duda de que el error e incongruencia histórica del Libertador de Sudamérica, fue suponer que podría ser "el rey” bajo la figura de presidente vitalicio, de todo aquello donde fue marchando metro a metro, desde Caracas hasta Junín en el Perú, pasando por Santa Fe de Bogotá, Guayaquil, Quito y Lima. Cuando pensó en asesinar a Iturbide por la mano de Santa María, ya pensaba en incluir dentro de sus planes a México. Esos "sueños de opio” que hoy están pervertidos en un pseudo comunismo que no desea el bienestar común, sino solamente el de aquellos que tienen el poder, siguen vivos en la enfermiza mente de Nicolás Maduro, Alberto Fernández, Daniel Ortega, Raúl Castro, y en los recuerdos de Evo Morales, Rafael Correa, Lula da Silva, Cristina de Kirchner y demás sátrapas. Estos sujetos se han apoderado de la figura de Bolívar, como lo ha hecho el de México con la de Juárez. Ni aquellos son Bolivarianos, ni éste es Juarista. Conste que siendo yo anti-juarista, reconozco en este personaje mucha preparación, astucia, y cultura. No así, su insaciable sed de poder y entreguismo. Quizás esto último sea lo único que identifica al actual ocupante de Palacio.

Pensemos por un momento que Bolívar se hubiera puesto de acuerdo con Iturbide sin celos de por medio ―ya puse mi imaginación a andar― supongamos que hubieren hecho las paces, y Bolívar en una mayor congruencia mental y acorde a la época, hubiese decidido convertirse en el emperador Simón I, como lo fue Agustín I. Imagine los resultados en lugar de que yo se los platique. Por lo pronto le dejo unas preguntas a este respecto: ¿dónde quedó la "independencia” Bolivariana? ¿Acaso es el foro de Sao Paulo? ¿Son Maduro, Fernández-Kirchner, Ortega, Castro y el tabasqueño, los honorables representantes y depositarios del sueño de Bolívar?

Los actuales pseudo comunistas, estalinistas, y antimarxistas, que tienen invadido al continente americano cobijados entre ellos en la secta llamada Foro de Sao Paulo, hoy grupo Puebla, son, insisto, vulgares sátrapas, marrulleros, y corruptos bandoleros, que están a muchos años luz de aquel legendario Libertador, Simón Bolívar, quien caminó 6,500 kilómetros buscando un sueño, y que además, paradójicamente murió al lado del hijo de Iturbide.

Así pues. Ser Bolivariano nada tiene que ver con el pseudo comunismo. La revolución dizque Bolivariana de Chávez y Maduro, es con toda precisión, la revolución pseudo comunista, neo estalinista, sudamericana, anti venezolana, sátrapa y marrullera, con un plan muy definido de exportación continental. Por favor, dejen descansar a Bolívar, quien por error de cálculo no pudo ver a una Sudamérica unida, buscando siempre el bienestar de cada ciudad que iba liberando. A partir de la muerte de Bolívar en 1830, faltarían todavía 18 años para que Marx inventara el comunismo, así que la palabra Revolución Bolivariana y el Comunismo, nunca se conocieron, y nada tienen que ver. Lo inverosímil es que Maduro y compinches insistan en llamarle a ese bello país de alma llanera: República Bolivariana de Venezuela.

Actualmente no existe un solo "Bolivariano” auténtico en todo el continente, que se atreva revivir el sueño del Libertador. Conste que lo defiendo a sabiendas que planeó eliminar a Iturbide, y gracias a Santa María, lo logró. En cambio, hay muchos sátrapas interesados en exportar la revolución pseudo comunista castrista, chavista y madurista que deja millones de víctimas en la más profunda pobreza y esclavitud, y que para su "noble” propósito se han robado hace años la marca "Bolívar” por su naturaleza sátrapa (R.A.E.: Persona que gobierna despótica y arbitrariamente y que hace ostentación de su poder).

Si Bolívar resucitara, tendría un nuevo sueño que es recuperar aquello donde se equivocó, e intentaría borrar del mapa al actual club de sátrapas ya mencionados. Sabría cómo hacerlo.

De corolario:

El último cordón umbilical que mantenía La Corona Española unida al Virreinato de la Nueva España, o ya República Mexicana desde 1824, se rompió definitivamente hasta el 28 de diciembre de 1836, por el brazo vivo que dejó Bolívar. Esto fue con el Tratado Santa María-Calatrava donde España reconoció y firmó definitivamente la independencia de México. En efecto, ese mismo fue el firmante: Miguel Santa María.

No sé si valió la pena.


 ® DERECHOS RESERVADOS

CLAUDIO MÁRQUEZ PASSY





PRÓXIMAMENTE:

     

CLAUDIO MÁRQUEZ PASSY

VER CURRICULUM

Todos los derechos reservados.

https://soundcloud.com/user-3828468/condominio-mexico-aires-de-balcanizacion-1/s-AvH8q16wKwq